Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Lynparza' (AstraZeneca) reduce el riesgo de empeoramiento o muerte en subtipo de cáncer de mama metastásico

AstraZeneca ha presentado los resultados positivos de su ensayo fase III que mostró una mejoría clínica y estadísticamente significativa en la supervivencia libre de progresión de las pacientes con cáncer de mama metastásico HER2 negativo con mutaciones en los genes BRCA tratadas con su fármaco olaparib, comercializado como 'Lynparza', en comparación con el tratamiento estándar con quimioterapia.
Según los últimos datos publicados en la reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, en sus siglas en inglés) que se celebra en Chicago (Estados Unidos), el ensayo mostró que en las pacientes tratadas con este fármaco el riesgo de empeoramiento de la enfermedad o muerte se redujo un 42 por ciento, de 7 a 4,2 meses frente a quienes recibieron quimioterapia (capecitabina, vinorelbina o eribulina).
Este ensayo ha sido designado para la selección 'Best of ASCO' (Lo mejor de ASCO), subrayando la importancia de estos resultados para las pacientes y los profesionales sanitarios, y los resultados se han publicado también en la revista 'The New England Journal of Medicine'.
"Es el primer estudio Fase III que demuestra el beneficio de un inhibidor de PARP en pacientes con mutaciones de BRCA en cáncer de mama metastásico HER2 negativo", ha destacado la jefa de la Sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario i Politécnico La Fe (Valencia), Ana Santaballa, una de las investigadoras del estudio.
Las pacientes del ensayo presentaban cáncer de mama metastásico HER2 negativo con mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 en línea germinal y recibieron olaparib como tratamiento de primera, segunda o tercera línea para enfermedad metastásica.
Antes del reclutamiento, las pacientes habían sido tratadas con antraciclinas (excepto si estaba contraindicado) y taxanos; las pacientes con receptor hormonal positivo, recibieron al menos una terapia endocrina o no fueron candidatas para terapia endocrina.
Los objetivos secundarios mostraron una mejoría en el tiempo hasta la segunda progresión o muerte (SLP2) en el grupo del ensayo que recibió olaparib, frente a aquellas tratadas con quimioterapia. Además, la tasa de respuesta objetiva (TRO) fue más del doble, ya que el 59 por ciento de las pacientes que recibieron olaparib respondió al tratamiento frente al 28,8 por ciento de las pacientes tratadas con quimioterapia.
Hubo una incidencia menor de eventos adversos de grado 3 en el grupo con olaparib comparado con el grupo con placebo (36,6% frente a 50,5% respectivamente) y hubo una proporción de pacientes menor que interrumpió el tratamiento en el grupo que recibió olaparib frente al grupo con quimioterapia (4,9% frente a 7,7%, respectivamente).