Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberan a cuatro jóvenes obligadas a ejercer la prostitución para pagar su viaje de Nigeria a España

La Policía Nacional ha liberado en la Comunitat Valenciana a cuatro víctimas de trata de seres humanos con fines de prostitución y han desarticulado una organización presuntamente dedicada a la captación, traslado y explotación sexual de mujeres nigerianas. Las víctimas eran captadas en estado de necesidad en su país y obligadas a prostituirse para saldar la deuda de su viaje a España.
Una de ellas llegó a abonar hasta 50.000 euros y, de momento, seis personas han sido detenidas en Valencia y Alicante por su implicación en la banda. Además, a todas las víctimas les realizaban el ritual de vudú en Nigeria, según ha informado la Jefatura Superior en un comunicado.
Las investigaciones se iniciaron a principios de noviembre de 2016, al localizar los agentes a una mujer en una casa de citas de Valencia que era obligada a ejercer la prostitución. El establecimiento estaba regentado por dos hermanas que se dedicaban a controlar a la víctima y que se quedaban con parte del dinero que ella obtenía por cada servicio.
La mujer también estaba obligada a entregar otra parte del dinero a su tratante 'madame', con la que había contraído una deuda de unos 35.000 euros por el viaje desde Nigeria a España.
Meses después, a finales de marzo, los policías averiguaron que otra víctima iba a ser trasladada a Tarragona (Cataluña), por lo que, con el objetivo de conseguir su liberación, ese mismo día se realizaron varios registros en domicilios de Alicante y localidades valencianas. En ellos, liberaron a tres jóvenes y detuvieron a los miembros de la organización.
DETENIDOS EN ALICANTE, VALENCIA Y ALAQUÀS
Primero, arrestaron en Alicante a un matrimonio de origen nigeriano, considerado como los dos principales miembros de la organización. La mujer se dedicaba a captar posibles víctimas a través de colaboradores en Nigeria, además de financiar los costes de los viajes, la acogida de las mujeres en el proceso de explotación sexual y un control "férreo" sobre su actividad. El marido también fue detenido al colaborar en la financiación del viaje y como controlador y explotador.
A continuación, en un domicilio de la localidad valenciana de Alaquàs fue detenida otra mujer, considerada la mano derecha de la anterior, al dedicarse a captar, trasladar y explotar sexualmente a varias mujeres en España, así como a amenazarlas con el rito 'vudú-juju0. Los agentes liberaron a una víctima que tenía controlada en su propio domicilio.
En otra casa de citas de una localidad de la comarca de La Ribera (Valencia), los policías liberaron a una mujer era explotada sexualmente e iba a ser trasladada ese mismo día a Tarragona. En el momento del registro, la encargada ocultó a la víctima junto con otras tres mujeres más en la azotea detrás de un muro.
Finalmente, los agentes detuvieron a las hermanas que regentaban la casa de citas en Valencia y liberaron a una víctima allí y a otra en Elda (Alicante).
RITUALES VUDÚ CON CORTES Y ANIMALES SALVAJES
Tras las pesquisas, la Policía ha comprobado que a todas las víctimas de esta organización se les realizaba el rito de vudú en Nigeria por familiares de los tratantes en España. En la ceremonia se les practicaban cortes en el rostro y rituales con animales salvajes para asegurarse de su sometimiento y la creencia de una muerte segura para ella o su familia si denunciaban la explotación, no devolvían el dinero o se escapaban del control de la organización.
Una de las víctimas había llegado a pagar 50.000 euros a la organización recaudados mediante la prostitución. Otra había llegado a España en septiembre del año pasado y había contraído una deuda de 35.000 euros, de los que había saldado solo 3.000.
La red está integrada por ciudadanos nigerianos y sudamericanos. De los detenidos, solo el hombre contaba con antecedentes policiales. Cinco de ellos han pasado a disposición judicial y una de las mujeres, tras prestar declaración, fue puesta en libertad con la advertencia de comparecer ante la justicia cuando sea llamada.
"CON LA TRATA NO HAY TRATO"
Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, puesto en marcha en 2013 y que dio lugar a la creación de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional.
Con el inicio de este programa, el cuerpo de seguridad activó la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, todo bajo el lema 'Con la trata no hay trato: denúncialo'.