Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Líbano pide ayuda a la UE para devolver a refugiados a Siria y critica la falta de solidaridad para compartir carga

El ministro de Asuntos Exteriores libanés, Gebran Bassil, ha avisado a la Unión Europea del aumento de las tensiones entre los refugiados sirios y las comunidades libanesas de acogida y ha pedido ayuda la Unión Europa para devolver a los refugiados sirios a su país, tras criticar la falta de solidaridad europea para "compartir" la responsabilidad de su carga.
"Apreciamos que nos elogien por lo que estamos ofreciendo, especialmente a las poblaciones desplazadas, pero estamos decepcionados por la falta de reparto de la carga y por el hecho de que la mayoría de los países están intentando escapar a sus obligaciones internacionales de compartir la carga", ha avisado Bassil en rueda de prensa conjunta al término del Consejo de Asociación entre la UE y Líbano.
"Esta situación no puede continuar así", ha avisado el jefe de la diplomacia libanesa, cuyo país acoge a más de un millón de refugiados sirios registrados por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), dado que convierte en el país en el país que más refugiados acoge por kilómetro cuadrado. "Casi 200 por kilómetro cuadrado", ha precisado.
Bassil ha alertado de "algunas señales de fatiga" de los donantes para seguir aportando ayuda financiera y también ha avisado de "la fatiga en la recepción" en Líbano, a la luz de "las crecientes tensiones sociales y económicas entre las comunidades de acogida y los desplazados", al tiempo que ha denunciado que organizaciones terroristas "han buscado refugio" en "los asentamiento informales y campos", lo que representa "una amenaza de seguridad" tanto para los refugiados sirios como las comunidades de acogida.
Aunque ha agradecido "al apoyo de la UE para superar esta crisis humanitaria", el ministro libanés ha avisado de que la solución pasa por la vuelta de los refugiados sirios a su país de origen y ha pedido ayuda a la Unión para crear las condiciones para garantizar su vuelta "en dignidad y seguridad".
"Construir las condiciones para su vuelta segura es una imperativo que hemos acordado", ha explicado el ministro libanés, que ha defendido la vuelta "gradual" de los refugiados sirios, incluido durante la transición, para poder participar en la reconstrucción de su país, aunque ha prometido que Líbano "siempre" respetará "el principio de 'non refoulement'", es decir la no devolución en caliente.
Bassil ha insistido en su país ha brindado un "apoyo humano grande" para los refugiados que cuando se observa "en todo el mundo reacciones e iniciativas dirigidas a construir muros entre gentes para impedir tales migraciones masivas" pero ha insistido en la necesidad de "atenuar las tensiones" en su país y ha insistido en que necesitan "asistencia directa" de la UE para aliviar la situación en el país pero también para que los sirios puedan volver a su país.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha asegurado que son "muy conscientes" de la situación en Líbano y ha reconocido que "hace falta solidaridad concreta". Asimismo, ha subrayado que el mero reconocimiento "no es suficiente", aunque ha defendido la ayuda "extremadamente importante" de "más de 1.200 millones de euros" que ha movilizado la UE para ayudar a Líbano con los refugiados.
Mogherini ha insistido en que ambas partes han discutido "sobre el retorno voluntario de refugiado sirios a su país" y ha asegurado que el apoyo que la UE podrá empezar a dar en zonas locales en Siria una vez se constate que se mantienen alto el fuego para ayudar a la estabilización. "Será una contribución a la creación de las condiciones para el retorno voluntario de los refugiados", ha señalado, aunque ha reiterado la postura de la UE de que sólo contribuirá a la reconstrucción cuando haya un proceso de transición en marcha.
Igualmente, ha agradecido el compromiso de Líbano de respetar "el principio de non refoulement" que es "esencial" para la UE.
La UE ha trasladado a la parte libanesa su voluntad de mantener el nivel de ayuda aportado en 2016 y 2017 también en 2018 y 2019, consciente no sólo del impacto de la crisis siria en el país, sino también de los desafíos de seguridad y económicos a los que se enfrenta Líbano, aunque ha celebrado el avance en la estabilidad institucional en el país en el último año tras la elección del presidente, Michel Aoun, y la formación del nuevo Gobierno.
También le ha ofrecido apoyo para organizar elecciones generales "justas, transparentes e inclusivas", previstas en mayo de 2018, incluido a través del despliegue de una misión de observación electoral y le ha reiterado su compromiso de dar más apoyo a las fuerzas armadas libanesas para garantizar la estabilidad y seguridad del país.
El comisario de Ampliación y Política de Vecindad, Johannes Hahn, ha explicado que estudiarán "en las próximas semanas" las peticiones "adicionales" que ha solicitado Líbano para ver "qué es posible".
Líbano ha pedido mejorar el acceso al mercado europeo en el área de servicios, al tiempo que la UE examinará con los Gobiernos aplicar de forma adelantada las nuevas normas de Origen para relajar las condiciones de exportación de productos libaneses de forma recíproca, así como la posibilidad de que Líbano también se beneficie del plan de inversiones exterior para atraer inversiones.