Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le niegan el aborto por causas religiosas y muere de infección generalizada

mujer aborto muerte septicemiacuatro.com

El caso de Savita Halappanavar, irlandesa de origen hindú, ha abierto el debate sobre las leyes del aborto en Irlanda. La dentista de 31 años falleció después de que los médicos se negaran a practicarle el aborto, recordándole que vivía en un país católico. El Gobierno y el hospital investigan las causas de la muerte de la embarazada que murió a consecuencia de una septicemia.

Savita Halappanavar estaba en su 17 semana de embarazo y sufría intensos dolores por lo que fue atendida en el Hospital Universitario de Galway, según publicó IrishTimes.
La mujer quería interrumpir el embarazo, pero los médicos rechazaron hacerlo, porque el corazón del feto aun latía y "este es un país católico".
Halappanavar siguió sufriendo otros dos días más de intensos dolores y de lo que su marido calificó "agonía" hasta que el corazón del feto dejara de latir y este fuera extraído del útero de la mujer.
Cuando esto ocurrió ya era demasiado tarde para Savita Halappanavar sufría una infección generalizada que le provocó la muerte. La autopsia reveló que la mujer había muerto de septicemia, una infección grave y potencialmente mortal que empeora en forma muy rápida y que puede surgir de infecciones en todo el cuerpo.
El marido de la fallecida aseguró que cuando llegaron al médico este les dijo que "el cuello uterino se había dilatado completamente, el líquido amniótico estaba goteando y por desgracia, el bebé no iba a sobrevivir."
El médico, aseguró que todo iba a terminar en unas pocas horas, pero tres días después como los latidos del feto se sentían, los médicos se negaban a intervenir.
La mujer estaba agonizando y le preguntó al médico que si no podían salvar al bebé, al menos podían inducir el embarazo. Se negó porque "mientras haya un latido del corazón fetal no podemos hacer nada", contó el marido a los medios la respuesta.
La muerte de Savita Halappanavar ocurrió el 28 delpasado mes, pero las investigaciones y la polémica social sobre su muerte siguen adelante.