Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre, sospechosa de haber matado a su hijo de 5 años con una ‘sobredosis’ de sal

Garnett y Lacey SpearsFacebook

Lacey Spears, una mujer estadounidense de 26 años, es sospechosa de haber matado a su hijo de cinco años, Garnett, con una 'sobredosis' de sal. Sin embargo, la madre no ha sido acusada, aunque las autoridades sospechan que sufría el síndrome de Munchausen por proximidad, una forma de abuso infantil caracterizada porque uno de los padres induce en el niño síntomas reales o aparentes de una enfermedad inexistente.

El niño fue ingresado en el hospital para niños Maria Fareri en Westchester, Nueva York, el 19 de enero después de sufrir intensos dolores abdominales. Su madre Lacey Spears estaba a su lado. Sin embargo, según los testigos, un médico le dijo a Spears que era "metabólicamente imposible" para el cuerpo de Garnett  tener niveles tan altos de sodio, y agregó: "Algo no encaja”, informa Daily Mail.
Cuatro días después de ingresar, el pequeño cayó en coma y murió por lo que parece ser una cantidad peligrosamente alta de sodio en su sistema, lo que ha llevado a los investigadores a preguntarse si a Garnett le dieron deliberadamente la sal. Dos meses después, el forense del hospital ha considerado la muerte de Garnett como homicidio. 
Spears, que colgaba obsesivamente en su blog información sobre la salud del pequeño Garnett, podría ser acusada de asesinato, homicidio por negligencia u homicidio involuntario. Ella niega haber hecho algo mal y su abogado ha declinado hacer comentarios.
Amigos y otros testigos reconstruyeron los días finales del niño de cinco años para The Journal News. Estas fuentes, que pidieron anonimato, explican que Spears fue interrogada por los detectives mientras su hijo se estaba muriendo. Los agentes le pidieron que no abandonara la planta del hospital, aunque sí le permitieron que estuviera en la habitación de su hijo.
Según un amigo, "su comportamiento era extraño en el hospital. No era el comportamiento de una madre afligida. Estaba más preocupada de lo que los demás estaban diciendo, de lo que los investigadores preguntaban a la gente o de lo que la gente decía en Facebook que de cuidar a su hijo". Otras personas señalan que Lacey hacía fotos desesperadamente de su hijo enfermo para colgarlas en Facebook.
También hay preocupación sobre cuándo fue la última vez que Spears alimentó a su hijo a través del tubo de alimentación. Según The Journal News, Spears explicó a algunos amigos que había alimentado a Garnett a través del tubo una semana antes de que acabara en el hospital. Sin embargo, otra persona señala que vió a Lacey alimentarle con un tubo de alimentación horas antes del ataque que le llevó al hospital.
Durante el tiempo que el niño estuvo en el hospital, tuvo vigilancia en su habitación. Sin embargo, había veces que Garnett estaba fuera de cámara cuando su madre le llevaba al baño.
Tras la muerte del niño, la policía cogió comida, el móvil y el portátil de la casa de Spears. También interrogaron a sus amigos y familia y obtuvieron registros médicos anteriores de Garnett al descubrir que había sido hospitalizado 23 veces durante su corta vida.
Durante la investigación, un vecino señaló que cuando su hijo estaba agonizando, Lacey le pidió que fuera a su casa y encontrase una de las bolsas de alimentación del niño, que supuestamente contenía una gran cantidad de sodio. El vecino indica que inicialmente lo hizo, pero que llamó a la policía y la devolvió cuando supo las circunstancias que rodeaban a la muerte del pequeño.
Tras la muerte de su hijo, han salido más detalles sobre el comportamiento de Lacey, que vivía en un extraño mundo de fantasía en el que se inventó un novio policía y contaba a todo el mundo que el hijo de una amiga al que cuidaba también era hijo suyo.