Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kumari, una diosa en Nepal con 7 años

Kumari, la diosa de Nepal tiene solo 7 añosReuters

La pequeña Yunika ha sido bautizada como Kumari, diosa nepalí considerada como la reencarnación de la diosa hindú Durga, protectora del mundo. No puede tocar el suelo y sólo se le permité salir de su residencia para la celebración de festividades.

Cuando la niña superó las pruebas a las que fue sometida, Ramesh Bajracharya, el padre de Yunika, ahora llamada Kumari, afirmó sentirse muy feliz por lo sucedido. Su hija de 7 años era la nueva diosa de Nepal, un título con el que una niña protege a su país durante varios años, hasta la llegada de la pubertad. 
Las Kumari no son diosas para siempre, sólo durante un periodo determinado, explica ABC News en un artículo. Los padres de la nueva Kumari han dejado sus empleos para dedicarse al cuidado exclusivo de su pequeña quien, como divinidad, no puede tocar el suelo y solo puede salir de casa para la asistencia a determinadas festividades. 
Sin embargo, la madre de la niña, Sabita Bajracharya, no muestra tanta felicidad como su marido ya que desea una infancia lo más normal posible para su hija. 
Para descubrir a la nueva Kumari, las niñas puestas a prueba deben tener una carta astral favorable al rey de Nepal y cumplir con una serie de rasgos físicos muy específicos como 'las pestañas de una vaca', 'muslos como los de un ciervo', y 'la voz tan clara como la de un pato'. 
Rashmila Shakya sirvió como Kumari de los 4 a los 12 años. Después, ella y su familia volvieron a tener la misma vida de antes. Ahora, a los 32, recuerda cómo no le estaba permitido salir a caminar: "Así que resultó incómodo, cuando dejé de ser Kumari, volver a andar por la calle". Además, existe una superstición sobre las exkumari que dice que los hombres que se casan con ellas mueren jóvenes, algo que la realidad ha desmentido. 
ABOLIR LA TRADICIÓN
Algunos activistas nepalíes han tratado de terminar con esta tradición, sin embargo, en 2008, la Corte Suprema de Nepal desestimó la petición, argumentando el valor cultural. En abril de 2015, Nepal fue sacudida por un terremoto que se llevó la vida de 8.000 personas y destruyó numerosas poblaciones. Entonces, la figura de la diosa Kumari se hizo más necesaria que nunca entre sus habitantes.