Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Krokodil, la heroína caníbal, amenaza a Europa

krokodil, víctima, adictacuatro.com

La nueva droga que temen las autoridades europeas se llama Krokodil, tiene los mismos efectos que la heroína pero es diez veces más barata. La droga mortal, que destroza los vasos sanguíneos hasta provocar gangrena y pudrir la carne, comenzó a fabricarse en Rusia, pero ya se vende en EEUU y las autoridades británicas están preocupadas por su llegada al país.

Krokodil convierte a los consumidores en zombies a los que el cuerpo comienza a pudrirse por los efectos letales de la droga.
La heroína caníbal, como también le llaman, se fabrica en casa y es una mezcla de codeína, gasolina o petróleo, además de una sustancia conocida como desomorfina, derivada de la morfina pero hasta 10 veces más potente.
Este brebaje se 'cocina' y se inyecta en vena. Los resultados, advierten los médicos es catastrófico, según ha publicado el Daily Mail.
El uso frecuente y extensivo en el tiempo de Krokodil, (cocodrilo en ruso), provoca que los vasos sanguíneos exploten , dejando la piel de un color verdoso y con una textura escamosa. Los adictos sufren finalmente gangrena y su carne comienza a pudrirse.
En Rusia, unas 30.000 personas mueren a causa de los efectos de esta droga cada año. Las autoridades, sin embargo, estiman que cerca
de un cuarto de millón de personas en el país están enganchadas a este veneno.
La adicción se está extendiendo entre los jóvenes e incluso los que logran dejarla quedan desfigurados de por vida.
Krokodil ya ha llegado a EE.UU. que enfrenta a un gran número de adictos al crystal o methadona, otra droga casera.
Un médico británico cree haber encontrado un caso en el Reino Unido. El médico de cabecera Allan Harris de Gloucester, describió un caso en un artículo en  The Independent. El hombre, un sin techo de unos 30 años era "esencialmente  como un cráter en el brazo y se podía ver el hueso y los tendones ", dijo.

"Es muy adictiva y potente y se puede cocinar en 30 minutos. Es sólo cuestión de tiempo antes de que comencemos a ver que casos en Gran Bretaña".