Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden arrestar a la directiva de Korean Air Lines que obligó a arrodillarse a un azafato

Cho Yang Ho dimite de su cargo en Korean AirReuters

La Fiscalía de Corea del Sur ha solicitado el arresto de la exvicepresidenta de Korean Air Lines que obligó al piloto de un avión a volver a la puerta de embarque para expulsar al auxiliar de vuelo que le había servido nueces en una bolsa en lugar de en un plato.

Cho Hyun Ah, hija mayor del actual responsable de la aerolínea, Cho Yang Ho, dimitió de su cargo este mes después de que saliese a la luz su airado comportamiento en un vuelo que cubría la ruta entre Nueva York y Seúl.
La directiva pidió nueces de macadamia y, tras recibirlas en un paquete sin abrir en lugar de sobre un plato, acusó al personal de vuelo de no cumplir los protocolos de atención establecidos para los pasajeros de primera clase.
No contenta con esta queja, se dirigió al piloto y le pidió que abortase las maniobras de despegue y regresase a la puerta de embarque del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York para expulsar al auxiliar de vuelo. Su ira provocó un retraso de once minutos en el vuelo.
La Fiscalía surcoreana ha considerado que Cho pudo haber incumplido la ley de aviación y haber incurrido en delitos de coacción e injerencias, por lo que ha solicitado su detención, según la agencia de noticias Yonhap.
La exvicepresidenta de la aerolínea ha negado en sus declaraciones ante las autoridades que atacase al auxiliar, aunque la Fiscalía ha determinado, a partir de otros testigos, que sí que le empujó.
Más implicados en el incidente que enfureció miles de coreanos
El Ministerio Público también ha señalado en su informe a otro directivo de la compañía --identificado únicamente por el apellido de Yeo-- que supuestamente ordenó que se borrase el primer informe sobre el incidente.
A estas acusaciones se suma, además, el registro de la vivienda de un funcionario del Ministerio de Transportes sospechoso de haber filtrado detalles sobre el caso. Este funcionario, que había trabajado previamente para la aerolínea, habría entablado contactos ilegales con la empresa en los tres días posteriores a la apertura de la investigación oficial.