Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 4 años el joven que planeó atentar contra la Universidad de Baleares

Juan Manuel MoralesReuters

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado, por conformidad entre las partes, a cuatro años de cárcel al joven detenido a finales de 2012 con 140 kilos de explosivos y que había planificado un "equipo de ataque" a la Universidad de las Islas Baleares (UIB).

En concreto, el acusado, Juan Manuel Morales se ha declarado culpable de un delito sobre tenencia de explosivos. Según la sentencia de la Sección Segunda, durante los primeros meses de 2012 estuvo consultando reiteradamente páginas web relativas a matanzas en institutos americanos y alemanes, así como portales de Internet en las que se detallaba la fabricación tanto de armas como de explosivos caseros.
Asimismo, tal y como ha reconocido, colgó en Internet un blog en el que, bajo el título de 'El sótano de Ares', entre otros temas detallaba las diversas formas de elaborar explosivos caseros así como los materiales necesarios para su fabricación, llevando un diario personal manuscrito en el que se recogía un plan denominado 'karma' en el que explicaba la forma de financiación y el equipo de ataque a la Universidad.
Fue a principios de septiembre cuando se hizo pasar por representante de una empresa para realizar un pedido de armas por Internet, por el que abonó 982,9 euros. El 3 de octubre lo recibió en su domicilio, ubicado en la calle Can Gontleu de Palma, momento en el que fue detenido por agentes de la Policía Nacional, quienes se incautaron asimismo del contenido enviado.
En concreto, el pedido constaba de un matraz, un litro de ácido sulfúrico -sustancia corrosiva que puede provocar quemaduras en la piel-, un litro de ácido nítrico -en contacto con la piel también puede provocar quemaduras graves-, 500 gramos de socio sulfuronitrato -en contacto con la piel puede liberar gases inflamables-, 12 kilogramos de potasio nitrato cristal -sustancia comburente- y 125 kilos de nitrato amonio, que además contenía nitrógeno, lo que combinada con sustancias combustibles y un detonador presenta gran capacidad de explosión.
La sentencia destaca que el acusado presenta una leve merma en su capacidad volitiva, lo que afecta a su capacidad de respuesta y de afrontamiento de problemas y situaciones propias de las relaciones interpersonales, como resultado de disfunciones en su desarrollo personal, lo que ha atenuado levemente su responsabilidad criminal.
El arresto del joven tuvo gran repercusión en las islas, al conocerse que su intención era sembrar de bombas la Universidad imitando la masacre de Columbine en la que dos jóvenes acabaron con la vida de 13 personas, según informó ese día la Policía.
En su diario personal y en los documentos intervenidos en su domicilio, el detenido manifestaba su odio a la sociedad, especialmente a los estudiantes universitarios, y su decisión de colocar estratégicamente bombas tipo tubo repletas de metralla en el recinto universitario, admitiendo la hipótesis del suicidio en el desarrollo de la masacre.
Siguiendo los pasos de los asesinos de Columbine
La investigación policial de este joven comenzó cinco meses antes del arresto, cuando se detectaron en Internet diversos comentarios alusivos a la matanza realizada en la escuela de secundaria de Columbine (EEUU). El detenido manifestaba sus simpatías por Eric y Dylan, los dos asesinos de 12 estudiantes y un profesor.
En su blog incluía secciones en las que relataba idénticos gustos musicales, su afición por las armas, su indumentaria e incluso su aislamiento social que le condujo a situaciones de marginación escolar. De hecho, en su época de estudiante llegó a remitir una carta en tono intimidatorio al centro educativo. Los investigadores le seguían los pasos en el marco de la denominada operación 'Columbainero'.