Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juan Carlos Aguilar no era maestro shaolín ni campeón de España

Juan Carlos Aguilar ni era maestro shaolín, ni campeón de España de Kung Fu, ni guerrero excepcional. La federación de kárate ha aclarado que este hombre nunca perteneció a su asociación. La policía ha informado de que los restos humanos encontrados en su casa y en su gimnasio pertenecen a una mujer colombiana. El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha afirmado que solicitará la prisión provisional y que, a su juicio, el detenido podría enfrentarse a penas que pueden exceder los 30 años de prisión.

El supuesto maestro shaolín ha confesado el asesinato de otra mujer y ha contado a la policía que pretendía hacer lo mismo con la joven que lucha por su vida en el hospital. Los investigadores han confirmado que los restos encontrados en el domicilio de Aguilar y en el gimnasio, una columna y varias extremidades, pertenecen a una única persona: una mujer colombiana fichada por la policía. Además, el macabro suceso podría ser peor si aparecen más cadáveres en la búsqueda que se lleva a cabo en la ría de Bilbao.
Desde la Federación Española de Kárate han confirmado que, Aguilar, no era ni monje shaolín, ni campéon de España de Kung Fu.
El presunto asesino, que lleva dos años en tratamiento por un tumor cerebral, era conocido en las zonas de prostíbulos de Bilbao, donde era cliente habitual. Al parecer elegía a las chicas en la calle, no en los clubs, donde eran más vulnerables, y le definen como alguien violento y prepotente.
Penas superiores a 30 años
El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha manifestado que Aguilar podría enfrentarse a penas superiores a los 30 años. Calparsoro ha realizado estas manifestaciones en Bilbao, junto al Ayuntamiento, donde se ha celebrado una concentración de rechazo contra la agresión brutal a Ada, que finalmente ha fallecido.
El fiscal superior ha señalado que lo ocurrido es una "demostración más de la violencia machista", independientemente de "las circunstancias especialmente terribles que han concurrido en este caso".
Calparsoro ha afirmado que la posición del fiscal va a ser "clara y firme" en la persecución de los delitos que se le imputan al detenido y ha indicado que espera que, gracias a la investigación de la Ertzaintza, se "esclarezcan totalmente los hechos".
"Prisión provisional"
Ante la comparecencia ante el juez de Juan Carlos Aguilar, ha afirmado que todavía no había hablado con el fiscal presente en la declaración caso, pero ha adelantado que ha hablado con la fiscal jefe de Bizkaia y la instrucción ha sido que "se interese la prisión provisional", sin perjuicio de que "se valoren todas las circunstancias que puedan concurrir".
Calparsoro ha manifestado que, en un proceso penal, hay que tener en cuenta no solo los hechos desfavorables, sino también los "posibles hechos favorables". El fiscal superior del País Vasco ha indicado que Aguilar cuenta con derecho de defensa, con un "abogado con plenas garantías". "Todo se va a desarrollar con respeto escrupuloso a los derechos y garantías constitucionales", ha afirmado.
Preguntado por la pena a la que se podría enfrentar Juan Carlos Aguilar, Calparsoro ha señalado, momentos antes de conocerse que la Adam, la mujer nigeriana agredida, había fallecido, que es "prematuro", pero las penas "claramente superan los 30 años de prisión". "Sería un delito de homicidio, asesinato consumado y el otro, esperemos que no fallezca la persona que está en el hospital, pero en todo caso penas que claramente exceden de los 30 años de prisión", ha añadido.