Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acusado de secuestrar y ahogar a una bebé de 16 meses insiste en que es inocente

La fugaz entrada de Jonathan Moya se produce en furgón. Dentro del juzgado le espera el juez al que se va a enfrentar por primera vez desde su detención. Nada más llegar su abogado anuncia que dentro su cliente, el presunto secuestrador y asesino del bebé, soltará una bomba. Y al final Jonathan ha cumplido la amenaza. En su particular teoría de la conspiración ha acusado a la madre del bebé de su desaparición y muerte. A ella y a dos personas relacionadas con la prostitución.Todo ocurrió durante las navidades. Jonathan discutió en el coche con su novia. Y se dio a la fuga con el bebé de ella dentro del vehículo. Tras una semana de búsqueda encontraron a la niña muerta en una alberca. La madre siempre ha mantenido que no fue un arrebato y que Jonathan lo tenía todo planeado. Quería secuestrar al bebé.