Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los privilegios de ser blanca en EEUU

Jessie Kahnweiler, una joven comediante, ha decidido investigar la diferencia entre ser blanco o negro en EEUU y el tratamiento que reciben los ciudadanos por parte de la policía, según el color de su piel. Kahnweiler ha ido lejos en sus intentos por ser detenida, pero no ha conseguido el resultado propuesto, a pesar de hacer toda clase de cosas multadas y penadas por las leyes. Ella asegura que si no fuera blanca, el resultado hubiera sido otro.

Jessie Kahnweiler ha intentado venderle medicamentos prohibidos a dos agentes, que le han recordado que estaba haciendo algo ilegal. Con una disculpa en tono ingenuo se ha salvado de ser arrestada, según publica la web de la CBS.
La comediante lo vuelve a intentar de varias formas: Se  lanza a nadar en una fuente, baila de forma que podría interpretarse entre burlona y provocativa delante del cartel de una comisaría; bebe alcohol en la calle; hace el tonto sin ropas delante de un restaurante.
En fin, la joven se esfuerza en su intento por ser arrestada infringiendo  las leyes de EEUU, pero a ella no le ha sucedido nada, porque según sus conclusiones, es blanca.
Jessie Kahnweiler ha querido demostrar con el rigor que son tratados los ciudadanos afroamericanos por la policía, estos últimos envueltos en la muerte de varios jóvenes negros en los últimos meses.