Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El niño que no puede dejar de sonreír

James Edgar, un niño que no puede dejar de sonreírcuatro.com

Todo el mundo desearía que sus hijos no dejaran de sonreír nunca. Sin embargo, para los padres de James Edgar la risa constante de su hijo es uno de los principales síntomas del Síndrome de Angelman que padece. Una rara enfermedad neurológica que produce retraso en el desarrollo, dificultades motoras y problemas en el habla.

James Edgar es un niño feliz, encantador y muy mimoso. Cuando tenía 17 meses le diagnosticaron el Síndrome de Angelman y desde entonces no puede dejar de sonreir. "Puede parecer siempre feliz, pero puede sentir otro tipo de emociones aunque no las muestre", aseguró su madre al diario Daily Mail.
Esta rara enfermedad neurológica es genética e impide al pequeño James, de 11 años, dejar de sonreír aunque no sienta alegría. Otros de sus síntomas son el retraso en el desarrollo, las dificultades motoras o los problemas en el habla.
A causa de esta patología, James no puede relacionarse con normalidad, pero la tecnología le ha abierto un nuevo mundo de posibilidades y, gracias a las aplicaciones de su Ipad, el pequeño es capaz de contar a su familia y amigos lo que le sucede a diario.