Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mata a su exnovia y estrangula a su hijo de 4 años porque le vio en la escena del crimen

Mata a su exnovia y estrangula a su hijo de 4 años porque le vio en la escena del crimenFacebook

Isaac Infante, un joven de 23 años de edad, ha sido detenido después de asesinar a su exprofesora y exnovia Felicia Barahona y a su propio hijo, de 4 años, después de que le viera en la escena del crimen junto al cadaver de su madre. Con una crueldad extrema, asfixió a su expareja empleando el cable de un teléfono móvil y estranguló al pequeño, dejando su cuerpo sin vida en la bañera antes de huir.

Hasta diez llamadas de los vecinos al número de los servicios de Emergencias fueron registradas antes de la detención de Isaac Infante, un joven de 23 años de edad, que confesó haber asesinado a su exnovia, Felicia Barahona, a la que conoció en el instituto DeWitt Clinton High School en el Bronx, en Nueva York, EEUU, cuando era su profesora.
Sin embargo su atrocidad no quedó ahí, pues acabaría también con la vida de su propio hijo después de que éste apareciese en la escena del crimen y contemplase lo que acababa de ocurrir.
Isaac, enfurecido y con el claro propósito de matar a su expareja, tal y como confesó a las autoridades, entró en el hogar de Felicia y terminó asfixiándola después de golpearla.
"Él mismo detalló como cogía un cable y apretó con él el cuello de Felicia hasta que se puso azul y acabó con su vida", detalla el fiscal, quien avanza que "su hijo pequeño no tenía ni idea de que iba a ser la próxima víctima".
Y es que el niño, de 4 años, se encontraba en el baño antes de salir y contemplar el cuerpo de su madre sin vida antes de que su padre le estrangulase y dejase su cuerpo en la bañera.
Tras su cruel crimen, el joven huyó del lugar, pero fue localizado después de que, cuatro días más tarde, hallasen los cadáveres, alertados por los vecinos debido al fuerte olor que desprendían sus cuerpos.
Además, la cámara de uno de los residentes del vecindario captó cómo Isaac entraba y salía del hogar de Felicia el día del asesinato, una prueba que, junto con la aportada por la propia hermana del entonces presunto autor, que mostró una foto de éste llevando la misma sudadera roja con capucha que llevaba puesta el día del doble homicidio, –la cual dejó atrás tras perpetrarlos–.
Más allá, en la escena del crimen encontraron el cable de un teléfono móvil alrededor de la garganta de Felicia.
Así, las autoridades terminaron incriminándole, haciendo que confesara los hechos.
Según varias fuentes, el asesino estaba enfurecido respecto al pago de la manutención de su hijo y además, tal y como recoge NY Daily News, porque su madre le estaba alimentando con comida rápida en lugar de ponerse a cocinar.