Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan al entorno más próximo de la niña hallada muerta en Santiago

Asunta tenía señales de haber sido atada en una mano y un pie. Alfredo, el hombre que descubrió el cadáver de la menor, asegura que al lado del cuerpo había unas cuerdas de color naranja y tenía restos de sangre en la nariz.

La niña tenía varios golpes pero ninguno mortal, los investigadores creen que murió asfixiada en otro lugar. Para intentar reconstruir las últimas horas de Asunta se están visionando las imágenes recogidas por las cámaras de los comercios cercanos a la vivienda.