Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores trabajan en un proyecto para minimizar las molestias del ruido originado por los transportes

El Grupo de Investigación en Instrumentación y Acústica Aplicada (I2A2) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) está realizando un proyecto para minimizar las molestias del ruido originado por los transportes.
Esto se va a llevar a cabo a través de la "explotación" de las tecnologías de la información y la comunicación (TICS) con el objetivo de suministrar información "más transparente, comprensible, cercana y confiable" sobre emisiones acústicas, mediante el empleo de los indicadores y los formatos de representación que mejor se alineen con las expectativas de los ciudadanos; e implementar herramientas de interacción que permitan a los ciudadanos expresar sus sensaciones frente al ruido, y establecer una comunicación bidireccional con los gestores de las infraestructuras del transporte.
La investigación pretende contar con la colaboración ciudadana para valorar la respuesta comunitaria frente al ruido, relacionándolo con la molestia y la influencia de los factores no acústicos. Se pretende valorar el efecto de diferentes mecanismos de comunicación, tanto unidireccionales, como bidireccionales, y optimizarlos para mejorar la respuesta ciudadana y la aceptación de las fuentes de ruido.
De esta forma, la investigación permitirá analizar la eficacia de factores tales como el tipo de indicador reportado, el formato de representación, o el efecto de la comunicación bidireccional frente a la unidireccional. En esta estrategia las TICS y las redes sociales se convierten en elementos fundamentales, para sensorizar el ruido desde el punto de vista objetivo y el subjetivo.
Los resultados del proyecto serán de aplicación directa para la mejora de las herramientas de comunicación ya existentes, y permitirán iniciar el camino hacia el desarrollo de un modelo participativo de gestión del ruido que, basado en 'Policy Making 3.0', explote al máximo las posibilidades que ofrecen las TICS, fomentando la interacción entre los diferentes agentes involucrados, y teniendo en consideración sus intereses y aspiraciones, además de las evidencias científicas.
Los resultados del proyecto también va a ser aplicables a la contaminación acústica generada por el transporte, así como al resto de fuentes de ruido existentes en una ciudad inteligente.