Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores identifican un nuevo mecanismo en el crecimiento celular del cáncer de mama

Un equipo de investigadores, que ha contado con participación española, ha identificado un nuevo mecanismo en el crecimiento celular del cáncer de mama, concretamente han identificado la sobreexpresión de la quinasa GRK2 en modelos experimentales de cáncer de mama y en pacientes con carcinoma ductal.
Las proteínas GRK2, HDAC6 y Pin1 forman un circuito regulador que estimula el crecimiento y supervivencia de las células tumorales de mama. La inhibición de GRK2 frena el crecimiento de células tumorales de mama y aumenta el efecto citotóxico de fármacos quimioterápicos. En su opinión, la desactivación del circuito regulador GRK2/HDAC6/Pin1 podría ser una futura estrategia para el desarrollo de terapias combinadas para el tratamiento de cánceres de mama no dependientes de hormonas
El cáncer de mama es la enfermedad tumoral más frecuentemente diagnosticada en mujeres y engloba diversos tipos histológicos con diferentes características moleculares, algunas de las cuales tienen valor pronóstico. De hecho, la eficacia de los tratamientos ha ido parejo al descubrimiento de las "dependencias moleculares" que presentan ciertos tipos de tumores de mama.
La sobreexpresión de la proteína HER2 en el 20% de los tumores de mama o la sensibilidad a las hormonas progesterona y estrógeno en los tumores de tipo luminal han guiado el diseño de fármacos dirigidos contra HER2 o los receptores de hormonas, mejorando el resultado clínico en esos pacientes.
Sin embargo, explican, los tumores de tipo basal, también denominados triple negativo (por ser negativos para el receptor de estrógenos (ER), de progesterona (PR) y el receptor HER2) y cuya evolución es muy agresiva, no tienen opciones de terapia dirigida, tratándose con compuestos citotóxicos y citostáticos que poseen efectos secundarios. Otro aspecto crítico es que, una vez identificado el tratamiento adecuado, el potencial terapéutico puede estar limitado por la aparición de resistencias cuya base molecular se desconoce, favoreciendo incluso la progresión hacia la enfermedad metastática.
Por lo tanto, es fundamental encontrar nuevas dependencias moleculares en el crecimiento y la viabilidad de las células cancerosas con el fin de detener la progresión de la enfermedad. Con este objetivo, Nogués y colaboradores han identificado la sobreexpresión de la quinasa GRK2 en modelos experimentales de cáncer de mama y en pacientes con carcinoma ductal.
Esta proteína estimula el crecimiento tumoral regulando la actividad de HDAC6 y Pin1, dos factores claves en la señalización oncogénica de células tumorales de mama tanto luminales como basales. La modificación de HDAC6 por GRK2 permite la de-acetilación y la activación de Pin1, lo cual estimula numerosos factores mitóticos y la proliferación celular.
Estos resultados, fruto de una colaboración internacional dirigida por los doctores Petronila Penela y Federico Mayor, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa", y publicados en la revista 'EBioMedicine', proporcionan nuevas claves sobre el control de la proliferación celular y proponen potenciales dianas (actividad de GRK2, de-acetilación de Pin1) cuyo bloqueo podría combinarse con tratamientos convencionales para una inhibición eficaz del crecimiento tumoral.
En la investigación también ha participado el Instituto de Investigación Sanitaria La Princesa; el Institute of Advanced Studies-Food, Hospital la Paz; el Institute for Health Research, IdiPAZ; el Hospital Universitario La Paz, School of Medicine; el Beth Israel Deaconess Medical Center y el Harvard Medical School de Boston.