Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de la UPM reconstruyen edificios con las ruinas de un terremoto siguiendo la norma sismorresistente

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han desarrollado un sistema de construcción sismorresistente de facilita la reconstrucción después de un terremoto a partir de las mismas ruinas.
El grupo Técnicas Innovadoras y Sostenibles de Edificación (TISE) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha creado el 'Sistema de Albañilería Integral' que permite levantar edificios de nueva planta en zonas sísmicas usando los materiales de albañilería típicos del lugar.
La novedad está en que se usa un solo tipo de armaduras prefabricadas en forma de cercha que se entrelazan entre sí en las tres direcciones del espacio y permite crear una malla tridimensional, con grandes recuadros intermedios que posteriormente se rellena con materiales autóctonos o con las propias ruinas del edificio.
La autoconstrucción se realiza trenzando espacialmente las cerchas de 6 metros de longitud (2 plantas de altura) y 2 kilos de peso, levantándose primero la volumetría con sus forjados.
Los edificios tradicionales carecen de la capacidad necesaria para soportar los esfuerzos sísmicos, de modo que cuando el seísmo supera la magnitud 4,5 en la escala Richter.
En concreto, tres investigadores han buscado soluciones en el empleo del Sistema de Albañilería Integral (SAI). Para demostrar su validez, se han desarrollado tres ensayos en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).
Todos los ensayos han demostrado que en el primer caso de trenzado de armaduras del SAI, sin mortero y con adobe, que ni siquiera hace falta cemento para estabilizar este tipo de autoconstrucción. Para evitar problemas de corrosión (cuando no hay mortero), se han empleado cerchas previamente galvanizadas, lo que también hubiera podido hacerse empleando armaduras recubiertas de epoxi o fabricadas con materiales de fibra de vidrio o carbono que no se corroen.
Una variante de este sistema, en el que se está trabajando actualmente, consiste en un nuevo procedimiento de armado desde el exterior de las edificaciones antiguas para evitar que se derrumben cuando se produzca un seísmo. De este modo, se podrán rehabilitarse de forma sencilla sin apenas intervenir en el conjunto del edificio.
El autor de la invención, Josep María Adell, ha indicado que en este momento se está en la fase de lanzar internacionalmente el sistema, que "tantas vidas puede proteger, tanto en la nueva edificación en zonas sísmicas como reforzando los edificios ya existentes".