Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de Doñana descubren que el parásito causante de la malaria modifica su virulencia dentro del mosquito

Un equipo de investigadores de la Estación Biológica de Doñana (EBD), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Sevilla, ha determinado que uno de los parásitos causantes de la malaria humana, 'plasmodium falciparum', sufre modificaciones epigenéticas y en la expresión de sus genes durante su desarrollo y transmisión en el mosquito 'anopheles gambiae', insecto vector de la enfermedad. Estas modificaciones implican una modificación de la virulencia del parásito en las etapas previas a ser transmitido a los seres humanos: la investigación aparece en el último número de Scientific Reports.
A grandes rasgos se puede definir a la Epigenética como los cambios que se llevan a cabo en genes, principalmente modificaciones de tipo químico, y que regulan la forma cómo se expresan los mismos, sin modificar su composición, es decir la secuencia de bases del ADN.
Explica Elena Gómez-Díaz, autora principal del estudio, que han trabajado en Burkina-Faso, país donde la malaria es endémica. En su investigación han comprobado que durante el tiempo que el 'plasmodium falciparum' se adapta y reproduce dentro del mosquito se producen efectos a nivel de la regulación global de sus genes, incluidos genes implicados en la virulencia del parásito en humanos. Este es el caso de los genes que producen una molécula clave que permite al parásito de la malaria evadir el sistema inmunitario humano, llamada PfEMP1.
Hay muchas variantes de esta proteína y muchos genes del 'plasmodium' que la producen, pero sólo uno se activa y se amplifica en el período de multiplicación del parásito en las glándulas salivares del mosquito 'anopheles gambiae'; y es este justo el momento cuando se transmite a los humanos mediante la picadura. Esta variante única de esta molécula es diferente a la que se producía antes de la infección del mosquito, y por tanto el paso por el mosquito implicaría una modificación de la virulencia del parásito.
Agrega además Gómez-Díaz que la novedad de esta investigación es que hasta el momento se han estudiado mucho las etapas de desarrollo del parásito en el ser humano en condiciones de laboratorio, mientras que no se conoce casi nada de lo que ocurre durante su ciclo de vida dentro del mosquito.
"Esto es fundamental, ya que el control de las fases de transmisión en el mosquito es crítico para la erradicación de la malaria y para el desarrollo de vacunas más efectivas. Estos resultados ponen al mosquito en una posición central en las estrategias de control de la malaria futuras. Un mejor conocimiento de cómo opera la Epigenética en el parásito mientras se encuentra dentro del mosquito es el primer paso para identificar los puntos débiles del 'plasmodium falciparum'", puntualiza la investigadora.
La malaria humana es responsable de más de medio millón de muertes al año, la mayoría niños y mujeres embarazadas. 'Plasmodium falciparum' es la especie de parásito mas prevalente en África y la responsable de más muertes a nivel mundial; pese a los avances en materia de investigación, en la actualidad no existe vacuna efectiva contra la malaria.