Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Independizarse de la red eléctrica

En un segundo el Sol produce suficiente energía para abastecer toda la demanda energética mundial durante medio millón de años, así de potente es, y aunque evidentemente no toda esa energía incide sobre la tierra, con una ínfima parte de la que sí llega Javier Bustos alimenta su bicicleta eléctrica la consola de sus hijos o las bombillas del salón. Unas placas solares, unas baterías y un generador de gas para imprevistos hacen su casa prácticamente autosuficiente.

Javier vive en La Puebla de Almoradiel, en Toledo, y aunque mantiene su contrato eléctrico, sigue conectado, paga lo mínimo, sólo la potencia contratada porque lleva meses sin usar energía que no provenga del sol y los paneles de su casa y no tiene que pagar el polémico impuesto al Sol porque está previsto aplicarlo a instalaciones de más de 10 kilowatios y para la energía de la casa de Javier con poco más de tres es suficiente. De hecho, en España a día de hoy nadie lo paga porque no hay mecanismos para cobrarlo y además sus días podrían estar contados. Abolirlo está en los acuerdos de investidura entre PP y Ciudadanos y la Unión Europea ultima una nueva directiva que podría darle el golpe de gracia. Moisés Labarquilla, director general de en GFM Fotovoltaica afirma que esa directiva europea obligará a los Estados miembros a no poner trabas a la cogeneración y el autoconsumo y que además permitirá vender la energía que les sobre a los consumidores. Toda una oportunidad para empresas del sector como la suya porque España, que fue líder en esta tecnología, se bajó del tren de las renovables en 2012 cuando el Gobierno suprimió las ayudas. Pero ahora, en casi toda Europa, la energía solar vuelve a estar en auge. Un ejemplo: Berlín recibe 1650 horas de sol al año, Madrid casi el doble, unas 3.000, pero Alemania produce 8 veces más energía solar que España. Un ejemplo más: el año pasado en el Reino Unido se instalaron 3.500 megavatios de energía solar fotovoltaica, en España 49. 70 veces menos.

Hacer una casa autosuficiente energéticamente puede costar hoy entre 5 y 15.000 euros y en su último informe anual la Agencia internacional de la energía también apuesta por las renovables. Sólo el gas natural, sostiene el documento, podrá competir con ellas en los próximos 25 años.