Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matas admite que se falseó el acta de la reunión con Urdangarín para pagar a Nóos

Ha justificado que se trataría de "una práctica habitual" por ser un documento privado

El expresidente del Gobierno balear, Jaume Matas, principal imputado del caso Palma Arena, ha admitido que el acta en la que consta una reunión mantenida con el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, para aprobar uno de los pagos a Nóos "no respondía a la realidad" ya que sus colaboradores no se habrían reunido con el Duque, si bien ha justificado que se trataría de una "práctica habitual" por ser un documento privado nacido en el seno de la Fundació Illesport.
Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a EsRadio, recogidas por Europa Press, en las que ha recordado que la decisión de contratar a Nóos para celebrar unas jornadas sobre turismo y deporte en Palma se materializa desde Illesport, una entidad pública "sujeta en su 'modus operandi' al derecho privado", tal y como ha incidido.
Asimismo, ha rebatido las acusaciones de la Fiscalía al aseverar que "no es verdad que no hay expediente administrativo", alegando que "si alguien como el Duque de Palma y a través de una entidad sin ánimo de lucro se ofrece a colaborar, la Administración tiene vías para hacer estos convenios sin la obligación de convocar un concurso". "La única forma de contrato no es el concurso", ha espetado.
"Es verdad que los colaboradores míos han declarado que no se reunieron y esto puede ser un error, pero no es menos cierto que siendo un documento privado es una práctica habitual", ha insistido el exmandatario balear, quien ha recordado que previamente se había producido un encuentro "no de amigos" sino solicitada por Urdangarin en la que ofrece una colaboración para llevar a cabo las jornadas, a través de las cuales, según las pesquisas, se habrían desviado 2,3 millones de euros públicos.
La credibilidad de Urdangarín
En ella, en la que estuvieron presentes tanto Matas como el Duque de Palma y otros altos cargos "con decisión en la fundación", el expresidente tomó la decisión política de respaldar esta iniciativa por ser "una oferta desde una institución sin ánimo de lucro presidida por alguien de la credibilidad de Urdangarin".
En cualquier caso, Matas ha aseverado que en este encuentro "nunca se habló de dinero" pero sí se tomó la decisión de "aceptar esta colaboración, buena para Baleares". Y a partir de ahí, ha recordado, los cargos que tenían capacidad para llevar a cabo este contrato eran el entonces director general de Deportes, José Luis 'Pepote' Ballester, y la exjefa de gabinete de Matas, Dulce Linares.
"A mí me merecía y me merece, hasta que no se demuestre lo contrario, toda la credibilidad del mundo y todo el interés por parte de Baleares que tuviéramos la oportunidad de tener al Duque de Palma en un proyecto bueno para potenciar la cultura y el deporte en Palma", ha subrayado el exdirigente del PP, para quien "la credibilidad de Urdangarin, también hasta que no se demuestre lo contrario y apelando a la presunción de inocencia, es muy importante".
"Yo sería el primer indignado si se demuestran los hechos"
   De hecho, Matas ha asegurado que en caso de que finalmente se demuestre la presunta malversación de fondos que se investiga en el marco de la pieza 25 del caso Palma Arena, "yo sería el primer indignado y pediría la devolución del dinero a las arcas públicas, ya que habríamos sido defraudados".
La Fiscalía apunta a que el montante desviado ascendió a 2,3 millones de euros que el Gobierno balear de Matas destinó en 2005 y 2006 a Nóos para la celebración de dos foros sobre Turismo y Deporte.
En un auto, el magistrado instructor del caso Palma Arena, José Castro, sostenía que el precio de ambas jornadas (1,2 millones la primera y 1,1 la segunda) es "totalmente desproporcionado para lo que supone el encargo" y fue fijado "exclusivamente en base a un presupuesto ficticio en tanto que realizado sin analizar coste alguno", hechos que están siendo investigados en la pieza número 25 de las 26 que integran el 'caso Palma Arena'.
La Fiscalía cree que fue a partir de 2003 cuando el Duque de Palma entró en vinculación con Nóos y un año después comenzó a presidir la entidad mientras Torres ostentaba el cargo de gerente. Según la acusación pública, la "única finalidad perseguida" por Urdangarín y Torres con la toma del control de Nóos era "contar con la cobertura de una asociación que formalmente no perseguía ánimo de lucro, una especie de ONG dedicada a proyectos sociales".