Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solteros japoneses aprenden a cuidar bebés para encontrar esposa

Cursos para solteros en JapónReuters

Japón hace frente a una crisis única. La población del país se está hundiendo a un ritmo dramático y la disminución no se debe al hambre, la guerra, la enfermedad o un desastre natural. La explicación más plausible es que a medida que las mujeres afirman su independencia, el matrimonio se convierte en un obstáculo ya que la presión social estigmatiza a las madres y afecta negativamente  a las posibilidades de empleo.

Según International Business Times, la población mayor de 65 años supone el 27,3% de la población, 34,61 millones de personas. Para 2060, casi la mitad de los residentes en Japón tendrán más de 60 años y casi la mitad de los millennials japoneses son vírgenes, según una encuesta japonesa.
El Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, ha anunciado que luchará por aumentar el ratio de hijos por mujer del 1,4 al 1,8. También ha animado a los hombres a ser más activos en el cuidado de los hijos en una campaña llamada ‘Ikumen Project’. Sólo el 1,9 por ciento de los hombres japoneses pidió el permiso de paternidad en 2012, según cifras de la Oficina del Gabinete del Gobierno. El objetivo de las campañas como Ikumen es elevar la cifra al 13% en 2020.
Esta campaña también ha inspirado ideas de negocio únicas como Ikumen University, con sede en Osaka, que pretende ayudar a los solteros que buscan activamente parejas y  se presentan como un buen partido para el matrimonio.
Cursos para solteros en Japón
El curso consiste en aprender a bañar y vestir a un bebé, así como la forma de entender la perspectiva de una mujer embarazada con ejercicios como el uso de una chaqueta de embarazo de siete kilos. Además, a los participantes también se les enseña cómo mejorar la comunicación conyugal.
"Quería crear una forma de certificación que demuestre a las agencias las habilidades de un hombre para la vida matrimonial. Las agencias pueden advertir que algunos hombres tienen ‘habilidades extra’  lo que permite saber a las potenciales parejas que esos hombres ayudarían en el matrimonio. Creo que necesitamos cambiar la mentalidad de los japoneses sobre la igualdad en el trabajo y la de las mujeres en el cuidado de los hijos”, señala Takeshi Akiyama, jeme de la Universidad Ikumen y del curso.