Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Igualdad Animal denuncia maltrato animal en granjas del segundo mayor productor de carne de pollo de Reino Unido

La organización Igualdad Animal ha denunciado el "maltrato" a diario en una granja de pollos de West Country que suministra a Faccenda, el segundo mayor productor de carne de pollo del Reino Unido.
La ONG ha publicado un vídeo con imágenes grabadas de forma encubierta en esta granja productora cuyos pollos terminan en cadenas de supermercados como Lidl, Nando's o Asda.
El vídeo muestra imágenes del hacinamiento de más de 150.000 aves en cuatro cobertizos gigantes en la granja, con cientos de polluelos muertos arrojados cada día a contenedores con cadáveres.
También se observa a un trabajador que rompe el cuello a aves aún vivas; pollos heridos o incapacitados que no pueden siquiera ponerse de pie y mueren lentamente al no poder llegar al agua; pollos con heridas por corrosión al estar en contacto con el amoníaco mezclado con heces en el sustrato sobre el que viven o bien, trabajadores que capturan y lanzan "violentamente" a los animales en las jaulas de transporte.
En este contexto, la directora ejecutiva de Igualdad Animal en Reino Unido, Toni Shephard, ha afirmado que aunque las aves apenas tenían pocos días de vida cuando obtuvieron las imágenes, cientos de pollitos morían cada día por las condiciones.
"Los contenedores de las granjas estaban llenos de cadáveres", ha afirmado Shepherd.
Asimismo, señala que las razas actuales de pollos han sido seleccionadas para ganar peso rápidamente y maximizar los beneficios económicos a "expensas del sufrimiento de estos animales".
Shepherd, doctora en comportamiento animal, explica que las patas de los pollos no pueden soportar tanto peso y sus pequeños corazones están sometidos a una enorme presión, lo que provoca que entre el tres y el cinco por ciento de estos muere en sus primeras semanas de vida.
La organización calcula que alrededor de 50 millones de pollos mueren en las granjas antes de llegar al matadero por las "terribles" condiciones de las granjas.