Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia apuesta por introducirse en los ambientes juveniles, no tanto el botellón sino la música o el deporte

La Conferencia Episcopal Española (CEE) apuesta por atraer a la Iglesia a los jóvenes alejados metiéndose en sus ambientes, no tanto en la noche o el botellón que, según reconocen a veces van a hacer a las puertas de la parroquia, sino en la música, el cine o el deporte.
"Los jóvenes no se están quedando ya en la puerta de la Iglesia, ni vienen a la puerta de la Iglesia; bueno, vienen a la puerta de la iglesia en algunos lugares a hacer el botellón porque les viene bien", ha admitido el director del Departamento de Juventud de la CEE, Raúl Tinajero, para explicar que hay que salir al encuentro de los jóvenes.
"Ya no digo salir a sus ambientes de la noche, el botellón, que bien, son a veces los modos de expresión que tienen los jóvenes, cada uno hemos tenido nuestros modos de expresión en la juventud; sino estar con ellos donde se sienten a gusto", ha matizado.
Así lo ha indicado Tinajero este martes 25 de abril en Madrid, ante la celebración del II Encuentro de Equipos de Pastoral Juvenil que tendrá lugar del 28 al 30 de abril en Granada, en el que participarán 600 miembros de grupos juveniles de la Iglesia de toda España y que versará sobre el acompañamiento.
En concreto, preguntado sobre el cuestionario publicado por el Vaticano y enviado a todas las Conferencias Episcopales del mundo para preparar el Sínodo de Obispos de 2018 que tratará sobre 'Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional', Tinajero ha indicado que estas preguntas ya las han enviado a todas las diócesis y buscarán respuestas entre jóvenes católicos, alejados e incluso no bautizados. Las conclusiones deberán presentarlas a Roma antes del 30 de octubre de 2017.
Una de las cuestiones que se plantean es 'dónde encontrar a los jóvenes que no frecuentan ambientes eclesiales' y Tinajero ha sugerido tres ambientes: el cine, la música o el deporte, medios donde la juventud se siente a gusto.
También ha invitado a dialogar con los jóvenes que protestan, incluso con los que forman parte de nuevos partidos políticos como Podemos. En este sentido, ha recordado que cuando surgió el 15-M se alegró de que la juventud se "despertara" porque, a su juicio, el joven tiene que ser "rebelde, inconformista". Si bien, ha precisado que "otra cosa es el 16-M" y "todo lo que surge después de intentar manipular y llevar estas cosas a intereses particulares y políticos".
Para escuchar a todos los jóvenes, la Conferencia Episcopal ha anunciado que están diseñando una propuesta denominada 'Iglesia en diálogo' por la que se crearán espacios de debate en los que unos jóvenes invitarán a otros, católicos o no, para expresar con libertad sus inquietudes, interpretaciones y opiniones sobre la Iglesia en lugares ajenos a lo eclesial. La idea, que aún está gestándose, podría desarrollarse a lo largo de los próximos años y no estar solo circunscrita al Sínodo de los Obispos de 2018, según ha informado Tinajero.
Otro aspecto clave para el responsable de Juventud de la CEE es el acompañamiento a los adolescentes, una etapa que, según ha reconocido a veces se "evita" nombrar, pasando directamente de la infancia a la juventud, pero que es "la más complicada". Asimismo, ha señalado que durante el encuentro de este fin de semana abordarán el tema del acompañamiento vocacional y la necesidad que hay en España de "muchos sacerdotes jóvenes" y formados para que estén con los chavales.
LO QUE "ECHA PARA ATRÁS" A LOS JÓVENES
En cuanto a las críticas que hacen los jóvenes a la Iglesia, Tinajero considera que lo que más les "echa para atrás" es que "no dejan de verla como una institución que les quiere a veces imponer las cosas" y que puede ser "una causa de que no les dejen vivir con la libertad que entienden que es libertad, a veces mal entendida". También cree que influye en ellos la imagen que aparece en los medios o los casos de abusos.
Sin embargo, asegura que cuando los jóvenes acuden a un encuentro de la Iglesia y comprueban que es "una Iglesia atenta a sus dificultades y se sienten miembros activos", apartan esa idea "distorsionada" que tenían.