Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Ig Nobel para un mal disfraz de oso polar

Un Ig Nobel para un mal disfraz de oso polarcuatro.com

Un par de científicos, noruego y alemán, han logrado uno de los famosos Ig Nobel, los llamados ‘anti-Nobel’ de la ciencia, por su estudio sobre cómo reaccionan los renos a la creciente presencia de osos polares en tierra firme por la reducción de la cubierta de hielo marino. Lo más curioso es que no dudaron en enfundarse una especie de ‘disfraz’ de oso polar hecho por ellos mismos para llevar a cabo el experimento que aportara unas conclusiones.

 

"Nunca en mi vida conocí a nadie que se disfrazara como oso polar para asustar a un reno", declaró Marc Abrahams, fundador de los premios y editor de la revista dedicada a la ciencia más absurda, Annals of Improbable Research, que ha reconocido que el estudio era su favorito para los Ig Nobel, los galardones que reconocen la ciencia que 'le arrancará una carcajada y, luego, le dará pausa y hará pensar'.
¿Y cuál es la conclusión del estudio? Pues que los renos se ponen alerta antes y se alejan más cuando ven a alguien semejante a un oso polar que si ven a alguien vestido de oscuro. Y otra pregunta que el estudio deja en el aire es si el disfraz se asemeja en algo a un oso polar, lo que también se preguntó el jurado al concederles, sin ninguna duda, un Ig Nobel.