Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Identifican marcadores inmunes asociados a una posible protección contra la malaria tras recibir la vacuna

Un estudio internacional liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria 'La Caixa', ha identificado respuestas inmunes que se asocian con la posible protección contra malaria tras la inmunización con la vacuna candidata, RTS,S, también conocida como 'Mosquirix'.
El trabajo, publicado en 'Clinical Infectious Diseases' y recogido por la plataforma Sinc, tiene como objetivo mejorar la eficacia de esta y futuras vacunas, sobre todo en bebés. Y es que, la vacuna RTS,S ha mostrado tener una eficacia parcial contra malaria clínica, más baja en bebés entre 6 y 12 semanas de edad (31%) que en niños entre 5 y 17 meses de edad (56%) después de un año de seguimiento.
Las razones de ello aún no están claras, si bien los expertos consideran que podrían deberse a diferencias en la magnitud o calidad de la respuesta inmune inducida por la vacuna.
En concreto, los científicos han realizado estudio de caso-control en el marco del ensayo clínico multicéntrico de eficacia y seguridad de fase 3, con por lo menos 200 bebés y niños, vacunados o no, de Bagamoyo en Tanzania, Lambaréné en Gabón, y Manhiça en Mozambique, y de los cuales algunos desarrollaron malaria más tarde.
Así, mediante un ensayo que permite detectar y medir múltiples citoquinas (proteínas secretadas por células del sistema inmune) a la vez, compararon el perfil de respuesta celular en muestras de sangre obtenidas un mes después de la última inmunización.
De hecho, los expertos encontraron que la citoquina IL5 (típica de una respuesta anti-inflamatoria de tipo Th2) se asocia con un riesgo de desarrollar malaria a pesar de la vacunación, mientras que un perfil pro-inflamatorio de tipo Th1 (con un aumento en las citoquinas IFN-g, IL-15 y GM-CSF) se asocia con una protección contra el desarrollo posterior de la enfermedad. También encontraron que, mientras la vacuna induce niveles elevados de citoquinas Th1 en niños, este aumento no se observa en los bebés.
"Se piensa que, en los neonatos, la respuesta inmune está sesgada hacia un perfil de tipo Th2, lo cual podría explicar la menor eficacia de la vacuna en los bebés", ha explicado la primera autora del estudio, Gemma Moncunill. Estas declaraciones han sido corroboradas por la coordinadora del estudio, Carlota Dobaño, quien, además, ha destacado la necesidad de encontrar adyuvantes (compuestos que aumentan la respuesta inmune) que potencien las respuestas de tipo Th1 en los primeros meses de vida.
Finalmente, los datos también sugieren que el estatus inmune del bebé o el niño podría modular la capacidad de protección de la vacuna. "Estos resultados subrayan la necesidad de entender el impacto del estado inmune basal y otros factores que pueden modular la repuesta a cualquier vacuna pediátrica en África", ha zanjado Dobaño.