Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las empresas del Ibex 35 suspenden en la asignatura de los derechos humanos, según el Observatorio de RSC

Las empresas del Ibex 35 esgrimen compromisos de respeto de los derechos humanos, pero suspenden al informar sobre mecanismos concretos implantados para evitar vulneraciones de los derechos humanos y laborables es sus operaciones directas y a través de su cadena de producción y de sus relaciones comerciales, según se ha dado a conocer en la presentación del informe 'Los derechos humanos y los laborables en las memorias anuales de las empresas del IBEX 35', elaborado por el Observatorio de RSC.
En la presentación, que ha corrido a cargo de la coordinadora del estudio, Elena Salgado, se ha puesto de relieve la calidad de la información que las principales empresas del selectivo de España publican en relación con estos aspectos. Para ello, ha explicado que se ha realizado un análisis de los diferentes documentos de las entidades, desde reglamentos, códigos de conducta y políticas, que luego han sido contrastadas con fuentes externas como sentencias judiciales o informes de organizaciones no gubernamentales, entre otras.
Asimismo, se han revisado las iniciativas gubernamentales "mas resaltables" para extraer referencias sobre las que trabajar. De esta manera, han analizado las políticas y compromisos que han asumido las empresas, los sistemas de debida diligencia, el acceso a remedio, derechos básicos y la calidad del empleo.
A su vez, estas variables han sido trasladadas a una herramienta de análisis para evaluar la calidad de la información desde una perspectiva cualitativa, del cero a cuatro, siendo cero que la política no es pública, y cuatro, que la información es pública, cuenta con objetivos concretos y es revisada con cierta periodicidad.
En este contexto, ha resaltado que la puntuación global de las 35 empresas es de un 0,78 sobre 4, algo que consideran "un nivel de información global anecdótico". En concreto, son 29 las empresas que cuentan con algún compromiso en materia de DDHH que se aplica de manera global a toda la empresa, aunque solamente diez cuentan con una política específica en este tema.
Salgado ha hecho hincapié en que a pesar de que estas empresas proporcionan cierta información, ésta no es de calidad y no atiene a cuestiones específicas. Concretamente son once las empresas que aportan algún tipo de información sobre los procedimientos empleados para cumplir evitar y prevenir vulneraciones de los DDHH a través de sus actividades directas o indirectas.
SOLO 4 APORTAN INFORMACIÓN SOBRE MECANISMOS DE RECLAMACIÓN
El informe muestra también que del total de las empresas del Ibex 35 solamente cuatro (ArcelorMittaal, Gamesa, Iberdrola y Repsol) aportan información sobre mecanismos de reclamación a los que los trabajadores puedan recurrir. En este sentido, muchas otras empresas aportan información sobre mecanismos de denuncia que "no son específicos ni efectivos".
Otra de las carencias "importantes" de las empresas es la "falta de información en la cadena de suministros". En esta línea, Salgado ha destacado que ninguna presenta información país a país relativa a gastos salariales o personas subcontratadas. "Esto es peligroso debido a la actual tendencia de externalización y por lo tanto precarización, algo que afecta de manera directa a los países más vulnerables", ha señalado.
Asimismo, se ha observado que existe un error de base de las empresas en la interpretación del concepto de "riesgo" en materia de derechos humanos. Según ha explicado, la mayoría de las empresas asumen estos riesgos como aquellos que si se llegan a materializar pueden causar un impacto o daño en la propia empresa. Sin embargo, ha precisado que este concepto debe ser entendido como el riesgo que las operaciones o actividades de una empresa pueden suponer para las personas afectadas por éstas.
Por lo tanto, las conclusiones finales expuestas han sido que ninguna empresa llega a un nivel de información suficiente sobre compromisos y políticas, y que en la información sobre sistemas empleados el nivel desciende aún más. Asimismo, existe un "error de base" en las empresas sobre el concepto de riesgo "que lo condiciona todo"; un acceso al remedio casi inexistente, y un "desconocimiento total" sobre el "desglose de país a país y la cadena de suministros".