Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IGME confirma la presencia telurio, cobalto y otros metales "estratégicos" en el futuro en fondos marinos de Canarias

El Instituto Geológico y Minero de España (IGME) ha confirmado el descubrimiento de nuevos elementos minerales "estratégicos y raros" que tienen concentraciones superiores a muchos yacimientos de tierra firme en costas de ferromanganeso en los montes submarinos de Canarias que, de acuerdo con la legislación internacional de momento no pueden ser explotados por ningún país.
"Se trata de telurio, cobalto, níquel, tierras raras, platino, que son esenciales en la construcción de nuevos productos tecnológicos como paneles solares, aerogeneradores, tabletas, ordenadores portátiles o teléfonos", ha destacado el científico titular del IGME Javier González.
El investigador ha relatado a Europa Press que desde 2010 se han recogido numerosas muestras de ferromanganeso que contienen metaloides estratégicos como el telurio, entre otros.
Así, ha precisado que el telurio es un metaloide que tiene aplicaciones en muchos campos como las cerámicas de tipo industrial, la fabricación de paneles solares y se trata, además de "un metal bastante escaso en yacimientos de tierra firme" que en Canarias se ha encontrado en "proporciones muy elevadas y en disposiciones continuadas, de ahí su importancia".
Sin embargo, antes de pensar en explotar estos recursos mineros, ve "imprescindible" investigar y conocer los recursos minerales actuales, dónde están, cómo se formaron o qué riqueza tienen. "El primer paso antes que la minería es el conocimiento científico y para ello se necesita más recursos", ha reclamado.
En este contexto, ha afirmado que tanto España como Portugal tienen recursos minerales submarinos "importantes" que ambos países investigan porque tienen "interés científico de primera magnitud y podrían tener interés económico a futuro, pero para ello necesitamos inversión en investigación".
En la actualidad, ha admitido que a nivel mundial la minería submarina está en una fase muy inicial puesto que conlleva "un montón de complicaciones técnicas" como la construcción de robots submarinos, buques mineros especiales y otros recursos que están en experimentación en países como Alemania, Corea o Reino Unido.
Así, ha dicho que el proyecto de explotación minera más avanzado a nivel mundial se encuentra en Papua Nueva Guinea, donde ya se están construyendo la maquinaria para extraer a gran profundidad sulfuros polimetálicos ricos en cobre y oro.
TRANSPARENCIA
Respecto a las críticas suscitadas en el Gobierno canario sobre la "opacidad" del Ejecutivo central en la información al archipiélago de estas investigaciones que se realizan desde 2010, ha defendido que los proyectos del IGME son "públicos", "de acceso público", financiados por planes estatales y europeos e igual que los informes y resultados de sus investigaciones, "abiertos para toda la sociedad" y se ha desligado de cualquier responsabilidad sobre las comunicaciones internas entre las distintas administraciones.
En todo caso, ha destacado que en los montes submarinos canarios no solo hay telurio, sino también cobalto, níquel o tierras raras en proporciones superiores al telurio.
Por ejemplo, sobre las tierras raras ha expuesto que en la actualidad su mercado lo controla China y que este compuesto es básico en la construcción de alta tecnología o tabletas, pantallas, teléfonos y ordenadores. En cuanto al níquel se ha referido a sus aplicaciones para la metalurgia, industria aeronáutica o la construcción de revestimentos de aerogeneradores y respecto al platino, ha destacado su uso en catalizadores, en implantes médicos o en joyería.
El hallazgo es fruto de las investigaciones que realiza el IGME en los fondos marinos del archipiélago canario desde 2011 en una zona conocida como 'Abuelas Canarias', ya que se trata de una antigua cadena de volcanes sumergidos.
Además, el investigador afirma que estos montes submarinos "con potenciales yacimientos minerales" están dentro del límite exterior de la Plataforma Continental que presentó España ante la Organización de Naciones Unidas en el 2014 y precisamente, esto inhabilita, "de momento", a cualquier explotación del monte Tropic por "ningún país". "Tanto ahí como dentro de las 200 millas náuticas de jurisdicción española", ha defendido.
En la actualidad, ha dicho que el IGME sigue investigando los minerales marinos estratégicos de la Macaronesia (Canarias y Azores) mediante proyectos nacionales de I+D pero también con otros de cooperación internacional --como el Centro Oceanográfico Nacional del Reino Unido, el Servicio Geológico del Reino Unido, la Universidad de Southampton y la Universidad de Sao Paulo (Brasil)-- con el objetivo de conocer estas "importantes" mineralizaciones y los procesos de formación y concentración de elementos de interés económico.
El investigador ha indicado que a pesar de que están escasamente explorados, los depósitos de óxidos de ferromanganeso de los fondos marinos representan ya "la fuente más importante" de elementos de alta tecnología del planeta.
Estos depósitos están formados por núdolos de manganeso ricos en cobre y níquel y costras de ferromanganeso ricas en cobalto, telurio y tierras raras pesadas y esta combinación de metales base tradicionales y el elevado enriquecimiento en elementos de alta tecnología, convierte a los depósitos marinos de óxidos de ferromanganeso en objeto de gran interés para la Ciencia y la Sociedad.
Sin embargo, ha añadido que quedan "importantes interrogantes" sobre la influencia a escala local de factores como las corrientes oceánicas, los procesos de afloramiento de aguas profundas, las tasas de sedimentación, los microorganismos, la composición de las masas de agua o la productividad biológica.
Así, señala que todos ellos se consideran cruciales en la formación y composición de estos depósitos minerales por eso ha destacado que las investigaciones del IGME buscan tener conocimiento de los recursos minerales marinos presentes en los fondos marinos canarios y también, responder a estos interrogantes sobre su formación y concentración de elementos estratégicos.
En ese marco, ha relatado que entre 2010 y 2014 el IGME coordinó los trabajos científicos-técnicos para presentar la propuesta de ampliación de la Plataforma Continental de España al Oeste de las Islas de Canarias, más allá de las 200 millas naúticas, de acuerdo con la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del mar.
Para elaborar la propuesta, que se registró en Naciones Unidas en diciembre de 2014, participaron además del IGME el Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM) y el Instituto Español de Oceanofrafía (IEO).
González ha detallado las distintas fases de las investigaciones realizadas desde el IGME y en colaboración con otras instituciones científicas desde 2011 hasta la actualidad que han detectado la "gran riqueza" de las mineralizaciones submarinas de ferromanganeso de los montes submarinos canarios.
Los primeros resultados concluyentes de los análisis de estos minerales estratégicos y elementos raros se han publicado en la revista internacional 'Ore Geology Reviews'.
Según añade, estos montes submarinos forman parte de una larga cadena que comprende más de 100 relieves submarinos y se extiende unos 1.350 kilómetros entre los montes submarinos Lars al norte y Tropic al sur, a los que se conoce coloquialmente como las "abuelas" canarias y que datan de hace unos 134 millones de años, en el Cretácico.
En concreto, el monte submarino Tropic, donde se ha descubierto el telurio es un antiguo volcán que se formó durante el Cretácico hace unos 100 millones de años. Este monte tiene unos 3.000 metros de altura, unos 50 kilómetros de diámetro y tiene una cumbre plana a 1.100 metros de profundidad. El Tropic está incluido en el área de extensión de la plataforma continental presentada por España en la Comisión de Límites de Naciones Unidas en Nueva York en 2014.