Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolor y repulsa por el asesinato del turista español en Brasil

La localidad soriana de Ágreda está de luto por la muerte de Hugo Calavia, de 37 años, tiroteado en Salvador de Bahía (Brasil) por unos delincuentes que pretendían robarle el coche. El ayuntamiento de la localidad ha convocado una concentración de repulsa del crimen al mediodía de este martes. Hugo había viajado a Brasil para visitar a su amigo Alberto, que permanece ingresado con heridas en el tórax y en un pie.

Los vecinos de la localidad de Ágreda (Soria), de donde son naturales los padres de Hugo y su amigo Alberto, permanecen consternados por el brutal crimen. Hugo viajó a Brasil para visitar a su amigo, que estaba trabajando en la ciudad de Salvador de Bahía. Salían de un restaurante cuando dos atracadores, que podrían ser menores de edad, les dispararon a quemarropa para robarles el coche de alquiler.
Hugo recibió un disparo en la cabeza y murió en el acto. Alberto fue tiroteado en el tórax y en un pie y permanece ingresado en un hospital, donde evoluciona favorablemente después de ser intervenido quirúrgicamente.
El herido es natural de Ágreda, donde pasaba sus fines de semana Hugo ya que, aunque era de Zaragoza y trabajaba como agente forestal en La Rioja, sus padres eran también de allí.
Los vecinos de la localidad se van a concentrar este mediodía, a las 12 horas, en señal de repulsa por el terrible asesinato.
El consulado de España ya ha iniciado los trámites para repatriar el cadáver de Hugo.