Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital vizcaíno de Cruces habilita una zona de juegos educativos para niños con diabetes

El Hospital vizcaíno de Cruces ha acondicionado la sala de espera a la que acuden los niños con diabetes con una zona de juegos y materiales educativos en la que los pequeños podrán relajarse antes de su consulta y, además, se fomentan los hábitos saludables y se ayudará a "entender la enfermedad".
La iniciativa, denominada 'Play Zone', se ha desarrollado a través de un convenio de colaboración con Lilly y tiene, entre sus objetivos, intentar rebajar el nivel de estrés que supone para estos niños acudir con frecuencia al hospital.
En este sentido, la jefa de Endocrinología Pediátrica del Hospital Universitario Cruces, Itxaso Rica, ha apuntado que el nuevo espacio "contribuye a que los niños y niñas estén más relajados y entretenidos" mientras esperan en la consulta y "esa tranquilidad contribuye en una mejor y más humana atención".
Cerca de 7.000 menores acuden cada año a este servicio en el hospital de Cruces y en la actualidad se atiende a un total de 140 niños con diabetes tipo 1. Según han explicado los responsables del proyecto, cuando se diagnostica a un menor con diabetes, es frecuente que el pequeño tenga que acudir a las consultas externas del Servicio de Endocrinología Pediátrica del hospital una o dos veces por semana, inicialmente, y cada dos o tres meses cuando se estabiliza el tratamiento.
La 'Play Zone' incluye juegos, mesas y sillas para que los pequeños "se entretengan y pinten", y zonas de lectura con cuentos educativos como los protagonizados por la monita Coco, un personaje Disney con diabetes. Con "un lenguaje ameno y sencillo", estos cuentos explican "cómo Coco puede hacer la misma vida que otros niños de su edad, siempre que se planifique y conozca su enfermedad".
"Hacer ver a los niños con diabetes que con cuidados específicos se puede disfrutar de una vida plena, es una acción fundamental para conseguir minimizar el impacto que esta enfermedad puede provocar en su día a día. A través del ejemplo de Coco, estos pequeños pacientes podrán aprender, de forma sencilla y divertida, en qué consiste la diabetes y cómo convivir con ella", ha explicado la directora de Asuntos Corporativos de Lilly, Teresa Millán.
Esta actuación se enmarca dentro de la estrategia de Osakidetza para que las personas sean el eje del sistema de salud y dentro del objetivo de la OSI Ezkerraldea Enkarterri Cruces de "mejorar el trato, el confort y la organización de la asistencia".