Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un radiólogo del Hospital de Toledo, coautor del Libro Blanco de Radiología Intervencionista

El doctor Carlos Lanciego, jefe de la Unidad de Radiología Intervencionista del servicio de Radiodiagnóstico del Complejo Hospitalario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), es el autor de uno de los capítulos del Libro Blanco de la Radiología Intervencionista.
Con motivo del 30 aniversario de la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI) se ha publicado el 'Libro Blanco SERVEI-30 años después', que recoge la evolución desde sus inicios, muestra todo lo que se ha conseguido gracias al trabajo de los radiólogos vasculares intervencionistas y ofrece las aspiraciones futuras tanto de la sociedad en particular, como de esta disciplina en general, ha informado el Sescam en un comunicado.
En su redacción, han participado 12 autores, destacados miembros de SERVEI, que han elaborado 16 capítulos. A través de las páginas se puede observar la evolución, conocer los hitos más importantes de esta sociedad médica, los datos de la actividad realizada, así como el contexto y repercusión de la Radiología Intervencionista en diferentes ámbitos, Universidad, investigación y trato con el paciente, entre otros.
El capítulo encargado al doctor Lanciego, titulado 'Servei y el compromiso con el paciente', pretende ofrecer al lector el lado humano de la atención sanitaria, "porque la búsqueda de la calidad de la atención en salud en las organizaciones sanitarias es un concepto muy actual en nuestros hospitales", ha asegurado el autor.
Para el doctor Lanciego, "el compromiso con el paciente debe basarse en tres pilares fundamentales que son la calidad total, la atención inmediata y la disponibilidad máxima. Cuando una persona pierde la salud y requiere una atención sanitaria especializada acude al hospital y se producen una serie de cambios en su vida diaria y en su entorno, tanto laboral como familiar. Ser conscientes de ello es el primer paso que debemos dar los profesionales sanitarios".
Este capítulo del Libro Blanco "encaja perfectamente en el reto de los actuales gestores sanitarios de humanizar la asistencia sanitaria, porque se habla de trato humano, empatía, amabilidad y la información adecuada", ha indicado el radiólogo intervencionista del Hospital de Toledo.
La Unidad de Radiología Intervencionista del Complejo Hospitalario de Toledo es una de las especialidades que recibe mayor número de agradecimientos por escrito de los pacientes y sus familias y en cuyos mensajes destacan la profesionalidad, el trato humano y la amabilidad con los que fueron tratados.
Para el doctor Lanciego, "la dedicación de todos los profesionales de este servicio es máxima desde el celador, auxiliar de Enfermería, técnicos de rayos, profesionales de Enfermería y por supuesto los tres médicos que componen la actual Unidad y que comparten esta filosofía de cercanía y cariño en la atención del paciente y familiares , y eso me llena de orgullo" .
La Unidad de Radiología Vascular e Intervencionista del Hospital de Toledo ha cumplido 37 años y sigue siendo líder indiscutible en España en el tratamiento de patología hepática biliar y con gran prestigio en otros procedimientos desde hace unos años, como las embolizaciones de miomas, próstatas, tumores hepáticos, entre otros, y las más modernas técnicas de trombectomia pulmonar o de ablación de tumores hepáticos, renales y pulmonares por radiofrecuencia.
La radiología intervencionista es un conjunto de procedimientos mínimamente invasivos que permite el tratamiento de diversas patologías sin necesidad de recurrir a la cirugía convencional.
Se trata de una especialidad médica que no sólo utiliza la imagen radiológica para hacer un diagnóstico, sino que interviene al paciente, accediendo al órgano afectado a través de los vasos sanguíneos o de pequeñas incisiones percutáneas, para lo que se emplean catéteres guiados mediante la imagen obtenida en un monitor de rayos X.