Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HazteOir distribuye 12.733 ejemplares más de su libro sobre "leyes de adoctrinamiento sexual" y dice que no es homófobo

La asociación HazteOir.org ha impreso y distribuido 12.733 nuevos ejemplares del libro '¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual', que se suman a los 16.500 ya enviados a centros educativos públicos, privados y concertados de toda España. Los nuevos ejemplares se han enviado en los últimos diez días a personas e instituciones que lo han solicitado a la asociación.
HazteOir.org defiende que este material "analiza un conjunto de leyes que atentan contra la libertad de los padres para educar a sus hijos" y denuncia que algunos gobiernos quieren "censurar e incluso prohibir" su distribución.
La responsable del Área de Igualdad y Movimientos Sociales del PSOE, Soraya Vega, anunció el pasado sábado que su partido tratará de sumar apoyos de otras fuerzas políticas e iniciará "diversas iniciativas políticas" en los parlamentos autonómicos para impedir la difusión de la publicación que consideran un "panfleto homofóbico".
En la misma línea, otros gobiernos como el de Castilla-La Mancha o el de Extremadura han rechazado el libro y han pedido a los centros educativos de sus comunidades que no lo difundan.
La portavoz de HazteOir, Teresa García-Noblejas reitera que "no hay ningún contenido del libro que pueda ser calificado de homófobo" y añade que el debate de fondo, que a su juicio se ha ocultado a la opinión pública, es "un adoctrinamiento sexual dirigido a todos los centros educativos y a los alumnos desde Primaria a Bachillerato".
"El objetivo es imponerles, por decreto, un modelo afectivo-sexual sin conocimiento ni permiso de los padres, vulnerando la Constitución Española y sin contar con el consenso de la comunidad educativa. Desvelar esta estrategia es lo que ha desencadenando reacciones absolutamente desproporcionadas", subraya.