Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Handicap International pide a los gobiernos y ONG una acción humanitaria "que llegue a las personas con discapacidad"

La ONG Handicap International ha hecho un llamamiento a los gobiernos y actores humanitarias para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad en contextos de crisis humanitaria. "Las personas con discapacidad resultan a menudo invisibles para los actores humanitarios y, como consecuencia, sus derechos, capacidades y necesidades permanecen descuidados en la planificación de las operaciones humanitarias", afirma Ricardo Pla Cordero, jefe de Equipo en Acción Humanitaria Inclusiva de Handicap International.
La petición coincide con el primer aniversario de la Carta sobre la Inclusión de Personas con Discapacidad en la Acción Humanitaria, lanzada por Naciones Unidas durante la Cumbre Humanitaria Mundial 2016. Actualmente, 150 actores han firmado el documento, entre los que se incluyen 19 gobiernos, la Unión Europea, las agencias de Naciones Unidas, numerosas ONG internacionales y organizaciones de personas con discapacidad nacionales, regionales e internacionales. El Gobierno español aún no figura entre los firmantes.
Aunque la inclusión plena aún no es una realidad, "el lanzamiento de la Carta ha facilitado una dinámica inédita para involucrar a diferentes actores a favor de la inclusión de las personas con discapacidad en situaciones de emergencia", señala Pla Cordero, quién también codirige el Comité Permanente Inter-Agencia de Naciones Unidas para la Inclusión de las Personas con Discapacidad en la Acción Humanitaria.
Con la firma, los signatarios se han comprometido a "mejorar la planificación y la puesta en práctica" de la acción humanitaria de acuerdo a cinco pilares fundamentales recogidos en la Carta: la no discriminación; el acceso igualitario a servicios para todas las personas afectadas; la participación de las personas con discapacidad en la toma de decisión durante situaciones de crisis; la elaboración de líneas directrices y políticas internacionales; y el intercambio de experiencia y cooperación entre todos los actores.
Entre las primeras medidas que se han puesto en marcha a nivel global, la Carta prevé el desarrollo de las Directrices para la Inclusión de las Personas con Discapacidad en Acción Humanitaria que están siendo desarrolladas desde principios de 2017 por un Comité Permanente Inter-Agencia (IASC, por sus siglas en inglés) que ha sido creado en julio de 2016 con este principal objetivo.
BARRERAS PARA ACCEDER A LA INFORMACIÓN
En 2010, Jesula Gelin, Vanessa Previl y Monique Vincent, tres mujeres sordas de Puerto Príncipe (Haití) fueron torturadas y asesinadas al pasar la noche en un pueblo lejos de sus casas al ser confundidas con "espíritus malignos" debido al uso de la lengua de signos.
"Esta trágica historia ilustra la importancia de asegurar que todo el mundo pueda acceder a información crucial para su seguridad y el impacto del estigma y las creencias erróneas sobre las personas con discapacidad", señala Pla Cordero. Las mujeres no habían podido regresar a sus hogares ya que el puente que solían cruzar se había derrumbado. "La información fue anunciada por la radio, la televisión, así que todo el mundo sabía que había que evitar esa área", dice Nicole Philips, una abogada representante de mujeres con discapacidad. Las mujeres, al ser sordas, "no sabían nada sobre el puente derrumbado", precisa.
Otro ejemplo de las barreras a las que se enfrentan las personas discapacitadas frente a situciones de emergencia, se produjo durante el terremoto y tsunami de maro de 2011 en Japón, donde la información crucial sobre el acceso a la respuesta de emergencia fue difundida a través de emisiones de radio y furgones con altavoces. "Esta medida no era accesible para personas sordas o con dificultades auditivas, --explica Pla--. La compañía PLUSVoice inició un servicio gratuito para proveer video-interpretación en lengua de signos para los habitantes de Iwate, Miyagi y Fukushima".
Por último, Pla señala la importancia de los profesionales con discapacidad en los equipos de respuesta humanitaria al ser capaces de "facilitar la inclusión de otras personas con discapacidad y en situaciones de vulnerabilidad en una respuesta humanitaria". Así, en el terremoto de Haití en 2010, UNICEF envió a Cara Elizabeth Yar Khan como su primera mujer coordinadora con una discapacidad severa en una situación de emergencia activa.