Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un equipo del HUFJD tratan un aneurisma cerebral a partir de una réplica de la arteria creada en impresión 3D

Un equipo de especialistas de la Unidad de Neurorradiología Intervencionista del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud ha logrado tratar con éxito un aneurisma cerebral mediante la implantación de un nuevo dispositivo de embolización a través de un cateterismo cerebral, ha informado el centro hospitalario en un comunicado.
Para llevar a cabo dicha intervención, pionera en la Comunidad de Madrid, fue necesario diseñar previamente una réplica exacta de la circulación cerebral del paciente mediante una impresora 3D, lo que permitió realizar una planificación exacta de la operación, conocer con antelación las posibles complicaciones técnicas y por tanto ofrecer al paciente un tratamiento seguro y personalizado.
Los aneurismas cerebrales, que afectan hasta al 8% de la población en distinta medida, son ensanchamientos anormales de las arterias cerebrales que, al crecer, pueden presionar distintos nervios provocando síntomas como problemas oculares o adormecimiento de la cara. En caso de rotura las consecuencias pueden ser muy graves para el paciente, que puede experimentar desde una cefalea intensa hasta crisis convulsivas, coma e incluso fallecer.
Según el doctor Mario Martínez-Galdámez, jefe de la Unidad de Neurorradiología Intervencionista del centro sanitario, gracias a esta novedosa técnica "es posible tratar aneurismas cerebrales con un solo dispositivo y en el transcurso de una intervención quirúrgica de apenas una hora de duración".
Esta operación sitúa además al equipo del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud en el grupo de cabeza del tratamiento endovascular de los aneurismas cerebrales y permite integrar a la Unidad en los principales ensayos clínicos europeos en este ámbito.
"Al tratarse de un procedimiento intervencionista, únicamente requiere de dos a tres días de ingreso y un corto preoperatorio, por lo que el paciente puede volver a hacer su vida normal en un plazo corto de tiempo", añade el especialista.
CONFIGURACIÓN DE PÉTALOS ENTRELAZADOS
El dispositivo implantado, denominado Medina Embolization Device, está compuesto por una aleación de metales dispuestos en una configuración de pétalos entrelazados que conforman una cesta esférica que consigue evitar la entrada de sangre dentro del aneurisma cerebral.
"El hecho de evitar la cirugía, y de tratarse de un procedimiento mínimamente invasivo con un nivel de precisión desconocido hasta ahora, nos permite ser muy optimistas de cara a generalizar este tipo de tratamiento en el futuro", concluye Martínez-Galdámez.