Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos continúa con las competencias en I+D+i, dentro de su nuevo ministerio de Economía, Industria y Competitividad

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, mantiene dentro de su cartera las competencias en Ciencia, materia en la que el PP y Ciudadanos han acordado la consecución de un pacto en I+D+i o la reforma de la Agencia Estatal de Investigación. Además, deberá hacer frente a asuntos recurrentes como la atracción de talento extranjero o la 'fuga' de cerebros.
El pacto nacional por la ciencia y la innovación, que ya propuso Rajoy en su fallida investidura de finales de agosto, tiene la meta de alcanzar en 2020 el objetivo de inversión pública del 2% del PIB en el conjunto de todas las actividades de este sector.
Además, entre otras reivindicaciones del sector de la ciencia en España, se encuentra mejorar la situación laboral de los investigadores y atraer talento extranjero, al tiempo que se facilita la vuelta al sistema de los nacionales que han salido del país.
Otro de los aspectos que se debe abordar es la atracción de inversión privada. En este sentido, tal y cómo recoge el Informe Cotec 2016 sobre Innovación en España, el volumen anual de crédito destinado a actividades de I+D por parte del sector financiero es "pequeño", y se ha visto reducido en un 72% en el periodo 2011-2014.
Este dato, según apunta el documento, está en línea con la opinión de los expertos del panel de Cotec, que consideran la falta de participación de los agentes financieros españoles en la financiación de la innovación como un problema "muy importante".
Por último, como aspecto general, el equipo ministerial de Guindos tendrá que enfrentarse a otras de las reivindicaciones del sector como adquirir el compromiso a largo plazo y de forma continuada del desarrollo de los proyectos científicos, sin que su cumplimiento esté por encima de cualquier situación económica y política, tal y como recoge la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), en su Informe 2016 sobre el Análisis de los Presupuestos de I+D+i.