Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía mantiene su petición de cuatro años de cárcel para Ortega Cano

La Fiscalía de Sevilla ha elevado a definitiva su petición de cuatro años de cárcel y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante seis años para el exmatador de toros José Ortega Cano por el accidente de tráfico registrado el pasado mes de mayo de 2011 en el que perdió la vida un vecino de Castilblanco de los Arroyos identificado como Carlos Parra. Durante la quinta sesión del juicio contra Ortega Cano, los agentes del Equipo de Reconstrucción de Accidentes (ERAT) de la Guardia Civil han ratificado que el extorero José Ortega Cano invadió el carril contrario y provocó el accidente en el que falleció el vecino de Castilblanco de los Arroyos Carlos Parra.

De este modo, el Ministerio Público ha mantenido su petición de cuatro años de cárcel y el pago de una indemnización de 169.619 euros a favor de los familiares por parte del acusado, al que atribuye un delito de homicidio imprudente en concurso con dos delitos contra la seguridad vial, en concreto por conducción temeraria y circulación bajo los efectos del alcohol.
De su lado, la acusación particular que ejerce la familia ha mantenido igualmente su petición de cuatro años de prisión, mientras que el abogado de la defensa del extorero ha interesado su libre absolución.
Los peritos de la guardia civil hablen de "velocidad alta"
En la quinta sesión del juicio que se ha celebrado este martes en el Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, los cuatro agentes que elaboraron la reconstrucción del siniestro han comparecido como peritos y han señalado que el acusado invadió el carril contrario de manera "completa" y no "puntual" hasta que colisionó de manera "fronto-angular" con el vehículo del fallecido a una velocidad de 125 kilómetros por hora, mientras que la víctima circulaba en ese momento a 50,4 kilómetros por hora.
En este sentido, los peritos del Instituto Armado han puesto de manifiesto que la "deformación" que presentaba el coche conducido por José Ortega Cano "implica una velocidad alta".
Los peritos han indicado que el exmatador de toros invadió el carril contrario 60 metros antes de producirse el siniestro mortal, y que en ese tramo tanto el fallecido como el acusado "tuvieron capacidad visual para verse y reaccionar", no obstante lo cual el vehículo Mercedes R-320 de Ortega Cano "mantuvo la ocupación del carril contrario".
A juicio de los peritos de la Guardia Civil, el extorero, para quien el fiscal solicita cuatro años de cárcel por un delito de homicidio imprudente en concurso con dos delitos contra la seguridad vial, invadió el carril contrario por donde circulaba Carlos Parra debido a una "distracción o desatención en su conducción" que "lo más probable" es que "vaya asociada a la influencia del alcohol en el control" de su coche, pues cuando hicieron la reconstrucción contaban ya con el resultado de la prueba de alcoholemia.
Al hilo de ello, los guardias civiles han rechazado, tal y como defendió el acusado, que éste pudiera sufrir "un desvanecimiento o vahído" antes del accidente. "No, en ningún caso", han subrayado, ya que la trayectoria post-colisión indica que la dirección del Mercedes "estaba orientada hacia la derecha", existiendo "una acción sostenida sobre el volante" incompatible con un "desvanecimiento" previo.
Asimismo, y a preguntas del abogado defensor del acusado, Enrique Trebolle, han justificado que no intervinieron en la reconstrucción del accidente por "la repercusión social del mismo", sino para "apoyar" al equipo de Atestados de Tráfico.