Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil frustra el secuestro de un empresario tras la red de fraude de gasóleo

La Guardia Civil ha detenido a seis personas y ha frustrado un intento de secuestro y extorsión de un empresario salmantino gracias a las investigaciones en torno a la red de fraude en la venta de gasóleo que fue desmantelada la semana pasada, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Durante las investigaciones los agentes tuvieron conocimiento de que la planificación del secuestro estaba muy avanzada, y que podía ser inminente. Por este motivo, se procedió de manera simultánea a la detención de los seis integrantes del grupo en las localidades madrileñas de Colmenar de Oreja, Fuenlabrada y Chinchón, así como en Yeles (Toledo) y Béjar (Salamanca). Además, hay otro individuo imputado.
En esta nueva operación, bautizada 'Santos', se detectó que la organización mantenía contactos con una persona residente en Béjar (Salamanca), que les facilitaba información sobre la vivienda y actividades del empresario al que pretendían secuestrar.
El trabajador ofreció esta información a diversos grupos criminales, solicitando a cambio un porcentaje del botín obtenido en caso de que el secuestro fuese llevado a cabo de forma satisfactoria. Estos datos los conocía tras haber realizado varios trabajos para el empresario en su domicilio.
Entre los detenidos se encuentran un policía municipal y una mujer que realizaba funciones de enlace entre la persona de Béjar que facilitaba la información y el resto del grupo criminal. Durante la operación han sido intervenidas una pistola y un revolver y varias anotaciones sobre el empresario al que pretendían secuestrar.
La operación 'Santos' ha sido coordinada por el Grupo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) Guardia Civil, después de recibir información del Grupo de Delincuencia Económica de la misma unidad central, que fue el encargado de las investigaciones sobre la organización de adulteración de hidrocarburos.
La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número seis de Illescas (Toledo). La UCO ha contado con la colaboración de agentes de las Comandancias de la Guardia Civil de Salamanca y Toledo, de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil y, de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Municipal de Madrid.