Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardia Civil identifica varias decenas de individuos de grupos 'ultra' en Murcia y detecta un descenso en edades

La Guardia Civil tiene identificadas a varias decenas de individuos pertenecientes a grupos 'ultras', tanto de extrema izquierda como de extrema derecha, en la Región de Murcia, donde este tipo de colectivos suele estar asociado a las hinchadas de determinados equipos de fútbol. No obstante, la Benemérita no ha detectado últimamente un aumento de la actividad de los grupos radicales en la Comunidad Autónoma.
Así lo ha hecho saber a Europa Press un miembro de la Guardia Civil de Murcia, especialista en investigar estos casos, quien ha reconocido que el Instituto Armado no tiene identificados a la totalidad de los integrantes de los grupos radicales, pero sí ha detectado un ligero descenso en sus edades, ya que otros de mayor edad van abandonándolos, produciéndose una renovación generacional.
Este agente reconoce que no se ha registrado un aumento de este tipo de grupos según las investigaciones de la Guardia Civil, ya que en la Región ambos grupos coexisten desde hace numerosos años. No obstante, la Guardia Civil sí que ha detectado episodios puntuales, pero no con carácter continuo.
Los lugares que suelen frecuentar este tipo de jóvenes están marcados por el ámbito futbolístico por un lado y, por otro, con el tipo de música que suelen escuchar, o realizar actividades como charlas de tipo ideológico y jornadas.
En el caso de la Región, este miembro de la Benemérita explica que los grupos están más bien vinculados al ámbito deportivo y en las hinchadas de determinados equipos de fútbol rivales, aunque pueden existir otros grupúsculos que se pueden sumar al margen del ámbito deportivo, tanto de una ideología como de otra.
En este sentido, ambas hinchadas, suelen coincidir conscientemente en determinados encuentros futbolísticos, donde los dos equipos son rivales, aprovechando esta circunstancia para producir agresiones, disturbios y otro tipo de hechos delictivos.
Es el caso de los 'ultras' del Real Murcia, asociados a una ideología de extrema derecha, y por otro lado los 'city boys', seguidores del extinto Ciudad de Murcia y que están asociados a movimientos de extrema izquierda, según este guardia civil, quien puntualiza que, en principio, no se han detectado grupos extremistas vinculados a otros equipos de fútbol de la Región.
Para actuar contra este tipo de grupos, la Guardia Civil dispone del Plan de Actuación contra Grupos Juveniles de Carácter Violento (Gruvio), que depende de la Secretaría de Estado de Seguridad a nivel nacional. El objetivo, explica, es tener identificados y hacer un seguimiento a estos grupos de ultras desde la primera a la tercera división de fútbol, ponerles nombres y conocer a los individuos que los integran.
ACTUACIONES MÁS RECIENTES
Ha señalado que este tipo de grupos están actuando, principalmente, en las grandes ciudades, pero la Guardia Civil también ha desarrollado últimamente operaciones relacionadas con este tipo de grupos de jóvenes ideología de extrema derecha o izquierda con la comisión de hechos delictivos vinculados al denominado 'Delito de Odio'.
Por ejemplo, la Benemérita desarrolló en febrero y marzo de 2016 la denominada operación 'Kabernal', en la que se investigó una supuesta agresión por parte de un grupo de jóvenes presuntamente vinculados a movimientos de extrema derecha a otros chicos vinculados a movimientos de extrema izquierda durante el desarrollo de las fiestas de Carnaval en la pedanía murciana de Cabezo de Torres.
La operación culminó con la detención de seis personas de extrema derecha, como presuntos autores de delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución, de los denominados 'Delitos de Odio'. La Benemérita llevó a cabo dos entradas y registros, hallando gran cantidad de material relacionado con los hechos investigados.
Por otro lado, la Guardia Civil abrió durante el pasado mes de abril una investigación a raíz de una denuncia presentada por un menor de edad que había sufrido una brutal agresión en la zona de San Javier (Murcia) que le provocó la ruptura de la mandíbula. Al parecer, los autores fueron otros individuos pertenecientes a grupos de ideología de extrema izquierda, por lo que la Benemérita dedujo que la agresión se pudo producir por motivos ideológicos.
Durante el desarrollo de esta investigación, la Guardia Civil averiguó la identidad del presunto autor de los hechos y constató que los motivos de la citada agresión fueron de naturaleza ideología, ya que el detenido estaba vinculado a grupos de ideología de extrema izquierda.
PERFIL DE LOS MIEMBROS ULTRAS
La Guardia Civil destaca que los integrantes de este tipo de grupos radicales, tanto de extrema izquierda como de extrema derecha, tienen numerosos denominadores en común en cuanto al perfil y ambiente en el que suelen moverse.
Por ejemplo, explica que suelen ser jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 30 años aproximadamente, que se caracterizan por vestir una estética común y el uso de marcas de ropa determinadas, luciendo numerosa simbología en sus tatuajes, denotando su pertenencia al grupo del que forman parte y con el que se sienten identificados.
En este sentido, la Guardia Civil advierte que este tipo de indumentaria suele darse cada vez con más frecuencia principalmente en individuos más jóvenes cuando acuden a algún evento. Asimismo, la Guardia Civil advierte que la utilización de esta estética también suele ser motivo de agresión, ya que suelen luchar por lucir una determinada marca a la que cada cual cree tener derecho.
Ambos grupos surgieron del mismo movimiento, el movimiento 'skinheads', nacido a finales de la década de los 60 en Inglaterra. Son estéticamente "descendientes" del movimiento mod, que surgió en el mismo país en los años 50, el rude boy, surgido en el Reino Unido a principios de los '60, y el bootboy, jóvenes ingleses a los que les gustaba el fútbol.
Dentro el uso de una determinada estética como son lucir pantalones de pitillo, botas militares, cazadoras del tipo 'bomber', incluso el uso de tirantes con los pantalones de pitillo, camisetas o polos de determinadas marcas. También suelen lucir determinados tatuajes con marcada simbología que dejan entrever su ideario ideológico. Otro denominador común es llevar la cabeza rapada o el cabello muy corto, a veces dejando las patillas largas.
Actualmente, la Guardia Civil destaca que algunos de estos individuos intentan mantener una estética menos llamativa, y pasar algo más desapercibidos, con el fin de no ser identificados por los cuerpos policiales.
En cuanto al 'modus operandi', este guardia civil señala que los ultras se suelen reunir en grupos de cinco, ocho o diez personas que salen a identificar a alguna víctima y darle "caza", actuando normalmente cuando están en superioridad numérica.
Una de las principales dificultades con las que se encuentran los cuerpos policiales para investigar este tipo de hechos delictivos es que los implicados en enfrentamientos no suelen denunciarse y, en caso de requerir asistencia médica, suelen enmascararse como accidentes. La respuesta a estos hechos suele ser "otra nueva agresión", añade.
Este agente reconoce que tanto las redes sociales como Internet suponen actualmente una herramienta importante para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ya que ayudan a la detección de estas personas y a hacerles un seguimiento.
Aunque este tipo de individuos ultras adoptan medidas de prevención a la hora de usar estas redes, empleando alias o pseudónimos, este guardia civil explica que los comentarios o contenidos volcados en sus perfiles ya han dado pie en alguna ocasión a iniciar investigaciones.