Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace coloca diez objetos gigantes en el Mediterráneo para "hacer visible" la contaminación por plásticos del mar

Activistas de Greenpeace han colocado este lunes 12 de junio en aguas baleares diez objetos gigantes, entre los que han destacado dos botellas de doce metros y dos vasos de seis, para visibilizar el problema de la contaminación por plásticos en los mares, y más concretamente en el Mediterráneo. "Con esta acción queremos hacer visible lo invisible, que es la contaminación por plásticos que invade el Mediterráneo", ha declarado desde el buque Rainbow Warrior la responsable de la campaña de Océanos, Elvira Jiménez.
En la misma línea, Jiménez ha añadido que el Mediterráneo "no puede digerir más plásticos" y que los objetos que han representado "se irán rompiendo en trozos más pequeños y casi imperceptibles", que, aunque parezcan "aparentemente inofensivos", son "aún más peligrosos" para el medio marino.
Para Jiménez, la responsabilidad "no es sólo de los consumidores, sino también de las empresas que fabrican y distribuyen los productos, y de las administraciones que legislan". "Hay que cerrar el grifo del plástico y apostar por su reducción y reutilización", ha advertido.
Durante la acción simbólica, se ha desplegado junto a los objetos una pancarta de 60 metros cuadrados con el mensaje '#NoPlastic'.
Según la organización, aproximadamente el 40% de la demanda de plásticos en Europa y en España se emplea en envases, en su mayoría de un solo uso, que, además, son los residuos que "más se abandonan" en el medio ambiente.
Concretamente, Greenpeace señala que los objetos que se encuentran con mayor frecuencia en las playas del mundo, incluidas las del Mediterráneo, son botellas, tapones, vasos y pajitas, entre otros, algo que, según la ONG, es un "claro reflejo" de cómo la cultura de usar y tirar tienen su "máximo exponente" en los productos fabricados con plástico.
Esta iniciativa se enmarca dentro de la campaña internacional 'Menos plásticos, más Mediterráneo', en la que el buque insignia de Greenpeace, Rainbow Warrior, está surcando el mar para denunciar la presencia de plásticos y demandar medidas urgentes para frenar este problema.
El barco llegará a Mallorca, proveniente de Valencia, el miércoles 14 de junio para que los que quieran puedan visitarlo. Posteriormente, hará una parada en Barcelona, donde se celebrará un concierto de Anni B Sweet y Noni de Lori Meyers la noche del 18 de junio, antes de poner rumbo a Italia.
La organización recuerda que, en estos meses, la Unión Europea está revisando las Directivas que conciernen a la gestión de los residuos y los envases, incluyendo los plásticos, dentro de su plan de acción del paquete de Economía Circular.
Por ello, demanda a los ministros europeos que apoyen medidas que permitan reducir el plástico de un solo uso, y que los países europeos puedan legislar libremente sobre los envases que circulan en su mercado nacional.