Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace pide acción una política contra el uso de microesferas en cosméticos

La organización ecologista Greenpeace ha explicado que no se están acometiendo medidas en el uso de microesferas de plástico en cosméticas y que muchas empresas están ignorando la problemática. En este sentido, pide que se acometa la prohibición de su producción, como ya ocurre en países como Estados Unidos o Australia.
Según explica Greenpeace, las microesferas --pequeñas porciones de plástico con función exfoliante-- suponen un grave problema, ya que no son filtradas por las depuradoras, se vierten al mar y son capaces de atraer sustancias químicas. De este modo, estas microesferas se convierten en "bombas tóxicas potenciales" para organismos marinos.
La ONG asegura que muchas empresas mantienen políticas en torno a las microesferas pero que, sin embargo, están más enfocadas a reconocer su uso como un problema ambiental. No obstante, la organización asegura que ninguna empresa tiene un compromiso que cubra todos los tipos de plástico en sus productos, por lo cual, afirma que se seguirán indroduciendo plásticos en los océanos.
"La industria cosmética no tiene una actitud contundente contra las microesferas. Son grandes empresas y marcas a nivel mundial y ninguna de ellas tiene un plan aceptable", ha explicado la responsable de Océanos de Greenpeace, Elvira Jiménez. Para la responsable, el compromiso voluntario de las compañías "no es suficiente" y hace falta "acción política".
La organización recuerda que la prohibición de las microesferas "ya es una realidad" en países como Estados Unidos o Australia y que en otros como Canadá, Dinamarca, Suecia y Reino Unido la prohibición se está tramitando. En esta línea, Greenpeace ha pedido que el Gobierno español se una a estos países.
Finalmente, la ONG estima que al menos 8 millones de toneladas de plástico entran en el océano cada año. Además destacan el crecimiento de su producción en los últimos años, que se incrementó casi un 50%, pasando de 204 millones a 299 millones de toneladas producidas.