Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un activista de Greenpeace pide la libertad de 'Los 30 del Ártico' colgándose de la Torre Eiffel

Un activista de Greenpeace se cuelga de la Torre EiffelReuters

Un activista de la organización ecologista Greenpeace se ha encaramado en la Torre Eiffel de París para pedir la puesta en libertad de los miembros del grupo detenidos en Rusia tras una acción contra la explotación petrolera en el océano Ártico.

El activista ha pasado once horas colgado del emblemático monumento parisino con una pancarta en la que se podía leer el lema "Free the Arctic 30" ("Libertad para Los 30 del Ártico"), en referencia a la treintena de ecologistas tripulantes del barco 'Arctic Sunrise' arrestados después de que dos de ellos se encaramaran a la plataforma petrolera Prilazlomnaya en el Ártico el pasado 19 de septiembre.
Una segunda pancarta contenía el texto "Militants en prison, climat en danger" ("Militantes en prisión, clima en peligro"), en una acción que ha provocado el cierre de la torre a los turistas hasta media mañana. "Estamos aquí para decirle al Gobierno francés que haga todo lo posible para lograr la puesta en libertad de los 28 activistas y dos periodistas", ha explicado un portavoz de Greenpeace, Cyrille Cormier.
Cormier ha recordado que el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, visitará Rusia la semana próxima. "Le pedimos que incluya este tema en la agenda", ha indicado el portavoz ecologista.
Los tripulantes del 'Arctic Sunrise' están en prisión en la ciudad de Murmansk y han sido acusados de vandalismo, un delito penado con hasta siete años de prisión en Rusia.
En 2008 los activistas de Greenpeace también se encaramaron a la Torre Eiffel, en esa ocasión para desplegar una enorme pancarta con un símbolo antinuclear para denunciar la política pronuclear del entonces presidente, Nicolas Sarkozy.