Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace urge al Gobierno a ratificar el Acuerdo de París y a detener cualquier proyecto de combustibles fósiles

Greenpeace ha pedido al Gobierno que ratifique de manera urgente el Acuerdo de París y ha señalado que, mientras comienza el trabajo en el encuentro de Marrakech --que se celebra las próximas dos semanas-- detengan cualquier proyecto relacionado con los combustibles fósiles.
La asociación ecologista ha explicado que en Marrakech los gobiernos de todo el mundo continuarán con las negociaciones climáticas internacionales que, hace ahora casi un año, dieron lugar a la firma del Acuerdo de París. Precisamente se han referido a esta cumbre para destacar la rapidez con la que se llegó a un acuerdo, una actitud que, esperan, se convierta en norma.
"Hemos visto el acuerdo de París entrar en vigor con metas ambiciosas y una velocidad récord, ahora tenemos que ver cómo las acciones rompen con nuevos récords cada año. Seremos la generación que termine con los combustibles fósiles", ha declarado la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, Tatiana Nuño.
LOS PRÓXIMOS AÑOS SON "CRUCIALES"
Desde la organización han señalado que, si los actuales compromisos nacionales de reducción de las emisiones fueran implementados en su totalidad, el mundo vería un aumento medio de la temperatura global que es el doble del nivel acordado en París. Por ello, Greenpeace insta a los gobiernos a que se aseguren de que en 2018, cuando los países se reúnan para evaluar la idoneidad de sus acciones, estarán preparados y listos para asumir objetivos nuevos o revisados mucho más ambiciosos.
A su juicio, los próximos años "son cruciales" para cerrar la brecha entre los objetivos globales y la insuficiencia de las contribuciones nacionales. Para Greenpeace, la reducción de las emisiones en los próximos 5-10 años "tendrá que ser mucho más audaz de lo previsto y esto incluye a España" que, según ha recordado, "debe ratificar París de forma urgente y aumentar la ambición de reducción de emisiones y desbloquear el desarrollo y la participación social en la instalación de energías renovables".
Según Greenpeace, en la COP22 los gobiernos deben concentrarse en desarrollar un plan de trabajo de dos años para una reglamentación fuerte, una reducción más rápida de las emisiones y un mayor apoyo para los países pobres y vulnerables.