Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ejecutivo de Google muere envenenado por una prostituta de lujo

Un ejecutivo de Google envenenado por una prostitutaFacebook

Forrest, de 51 años, era un exitoso y millonario ejecutivo que colaboraba con Google desde el año 2013. El hombre había estado casado con su mujer, Denise, durante 17 años y tuvieron cinco hijos juntos. Vivían en una casa de 2.686.979 millones de euros en Santa Cruz y su preciada posesión era un yate de lujo de largo de 14 metros de eslora de nombre 'Escape'.

El 26 de noviembre de 2013, Forrest salió en su yate solo y no regresó. Su mujer preocupada le preguntó a un miembro de su tripulación a ver si sabía dónde se encontraba y cómo estaba. Cuando abordaron el yate, se encontraron a Forrest muerto.   
La policía descubrió una marca de inyección en el brazo de Forrest. Había muerto de una sobredosis de heroína según informa la policía al diario Mirror. El descubrimiento de dos copas de vino en la escena, sirvió para que la policía investigase más a fondo.  
Poco tiempo después se descubrió que Forrest tenía un perfil en un sitio web de citas llamado 'Buscando Arreglo'. Esta página web es un sitio diseñado para que los hombres mayores millonarios queden con mujeres jóvenes en busca de millonarios.  
Cuando la policía rastrea las cámaras que tenía en el yate la víctima, descubren como sucedió la muerte del ejecutivo. Una mujer saluda a Forrest, se abrazan y ella comienza la preparación de la heroína que traía consigo. Él mira intranquilo a su alrededor, entonces ella le inyecta la heroína al ejecutivo de Google. 
De inmediato, Forrest se desploma y la mujer en vez de llamar al teléfono de emergencias, comienza a borrar todas las huellas que ha dejado por el yate para no ser descubierta. 
Gracias a los tatuajes que tenía la mujer en sus brazos la policía pudo localizarla. La joven era aspirante a modelo, y se llama Alix Tichelman. La policía creó un perfil falso en la web de citas y trataron de concretar una cita con ella. Alix era una prostituta de clase alta, por lo que la víctima tuvo que pagar una tarifa de 950 euros antes de quedar con ella.