Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Un niño se refresca en una fuente para evitar sufrir un golpe de calorEFE

Con los termómetros disparados, saltan las alertas y con ellas los consejos para proteger a los más vulnerables: los niños. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria ha elaborado una sencilla guía sobre cómo combatir los golpes de calor.

Los especialista hablan de golpe de calor cuando la temperatura corporal pasa de los 40 grados y aclaran que esta se produce por un fallo en el sistema que regula la temperatura en nuestro organismo.

Para que los padres sepan distinguirla, en su aspecto formal, se caracteriza por alterar el nivel de conciencia de los que la sufren, dar fiebre entre 39,5 y 40º C y producir anhidrosis, es decir, piel seca y caliente. Aclaran que el riesgo es mayor si a lo largo de 48 horas se mantiene una temperatura ambiente superior a los 32 y34 grados con humedad relativa entre el 50 y el 60 por ciento. Y, sobre todo, tiene mayor incidencia en los primeros días debido a la falta de aclimatación.

La guía señala otros sintomas para reconocer rápidamente un golpe de calor. Se trata de erupciones en la piel, sensación de fatiga transitoria, calambres y agotamiento.

¿Qué puedo hacer para prevenir?

Para prevenir estos episodios de golpes de calor que en niños menores de un año son incluso más peligrosos debido a que su sistema para regular la temperatura corporal está aún en formación, los especialistas pediátricos nos dan unos sencillos consejos.

1. Nos piden evitar, en lo posible, el ejercicio intenso en horas o ambiente de calor extremo. La ingesta adecuada de agua y sal (bebidas isotónicas) antes y durante el ejercicio.

2. Evitar exponerse al sol a temperaturas elevadas (horas centrales del día).

3. Beber abundantes líquidos isotónicos.

4. Descansar en ambiente fresco (utilizar aire acondicionado o ventiladores).

5. Usar ropa liviana y de colores claros.

6. Refrescarse con baño o ducha de agua fresca.

3. No dejar nunca a las mascotas ni a los niños solos en un vehículo cerrado.

4. En el caso de síntomas de golpe de calor, iniciar, de inmediato, el enfriamiento por métodos físicos: colocar al paciente en decúbito lateral y en posición fetal. Aplicar compresas frías (preferentemente con hielo) de manera continuada; sobre todo en cuello, axilas e ingles. Usar ventiladores colocados directamente sobre el paciente. No usar antitérmicos.