Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno vasco prevé tratar en la próxima legislatura a pacientes con hepatitis C más leves

El consejero de Sanidad del País Vasco, Jon Darpón, ha asegurado que el tratamiento de la hepatitis C "no ha sido un gasto sino una inversión", tras haber tratado a "más pacientes de los inicialmente previstos" en su comunidad, y avanza que pretenden tratar también a pacientes más leves no incluidos en el Plan Nacional aprobado por el Ministerio de Sanidad.
Durante su participación en los Desayunos Socio-Sanitarios de Europa Press, el dirigente vasco ha reconocido que han mantenido una posición alineada con el Ministerio que ha permitido tratar de forma paulatina a casi 3.000 pacientes en el País Vasco en dos años, con una inversión de 52 millones de euros.
"Teníamos un colectivo de personas con una enfermedad grave y unos tratamientos más eficaces que los previos. Y debíamos intentar que una excelente noticia no se convirtiera en algo inasumible", ha defendido.
Ante esta situación, han ido priorizando a los pacientes más graves a los que tienen una enfermedad más avanzada, lo que permitirá, según asegura, "tratar a todos los pacientes en el próximo año".
"No se podían tratar a todos los pacientes a la vez", ha defendido Darpón, que entiende que haya pacientes molestos por haber tardado en ser tratados, ya que "alguien con un problema de salud quiere esperar el mejor tiempo posible".
Asimismo, también ha defendido que el Gobierno vasco no quisiera acogerse al Plan de financiación propuesto por el Ministerio de Hacienda ya que no aceptaban "pagar a crédito la hepatitis C", al tiempo que ha criticado que Sanidad tardara "mucho tiempo" en autorizar el uso y el precio de estos nuevos medicamentos.
Pese a todo, ha reconocido que el Plan Nacional para el abordaje de la Hepatitis C se convertirá con el tiempo en "un ejemplo para otros países", ya que los problemas de acceso que se puedan haber producidos "no son diferentes" a los sufridos donde se hayan puesto en marcha estrategias similares.