Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno hará obras hidrológico-forestales de emergencia en áreas de Valencia afectadas por fuego y lluvia

El Consejo de Ministros ha aprobado la ejecución de actuaciones hidrológico-forestales de emergencia en varios términos municipales de Valencia que han resultado afectados por el temporal de lluvias en diciembre de 2016 y enero y febrero de 2017 que además ya habían sido previamente asoladas por los incendios forestales del 15 y 16 de junio del pasado año, con una superficie quemada de 3.826,89 hectáreas.
Así, los trabajos de restauración se acometerán en las localidades de Bolbaite, Chella, Anna, Estubeny, Sellent, Cotes, Sumacàrcer, Carcaixent, Simat de la Valldigna, Alzira y Xátiva, en la provincia de Valencia, serán financiados por el Ministerio en el marco del programa de protección y mejora del medio natural y supondrán una inversión de 250.000 euros.
Las obras buscan actuar contra la erosión y retirar la madera quemada y otros restos que impiden regenerarse a la cubierta natural protectora, lo que reducirá, al mismo tiempo, el riesgo de ataque de plagas forestales sobre los árboles dañados, que pudieran afectar al resto de la masa colindante no dañada por el incendio.
Las actuaciones de emergencia permitirán hacer frente a la pérdida intrínseca del valor ecológico y económico del sistema forestal que provocan los incendios que además de la eliminación de la función protectora de la vegetación original que ocasionan, lo que da lugar al desencadenamiento o aceleración de procesos de erosión, especialmente en las áreas con fuertes pendientes.
Los incendios afectan a los balances hidrológicos, no solo por la desaparición de la cubierta vegetal que reduce el impacto de las lluvias y la captación de las precipitaciones horizontales tan esenciales al ciclo del agua, sino también por la reducción de la infiltración y el aumento de las escorrentías superficiales.