Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno destinará 18,9 millones al programa de seguimiento de aguas continentales en la cuenca del Duero

El Consejo de Ministros ha autorizado un contrato por un importe total de 18,9 millones de euros para desarrollar los programas de seguimiento del estado de las aguas continentales y el control adicional de las zonas protegidas en la Confederación Hidrográfica del Duero.
Los trabajos se centrarán fundamentalmente en el seguimiento y evaluación del estado de las masas de agua en la cuenca en más de 600 estaciones de control de las aguas superficiales.
En concreto, se ejecutarán los programas de seguimiento para determinar el estado y la calidad de las aguas continentales superficiales (ríos, lagos y embalses) y el control de las zonas protegidas en el ámbito territorial de la cuenca del Duero, conforme al Real Decreto por el que establecen los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental.
El Gobierno considera que la evaluación del estado de agua es esencial para aplicar la legislación de aguas y los programas de seguimiento permiten obtener la información necesaria para valorar el estado y calidad de las aguas, siendo un elemento fundamental en la gestión y planificación del agua.
Además, añade que recientemente se licitaron estos programas de seguimiento en las cuencas del Segura (por un importe de 4,9 millones de euros), del Cantábrico (por un importe de 5,1 millones de euros) y del Miño-Sil (por un importe de 5,9 millones de euros) y se está haciendo de forma progresiva en todas las demarcaciones hidrográficas competencia del Estado.
Asimismo, el pasado 19 de mayo de 2017, el Consejo de Ministros autorizó el contrato para desarrollar los programas de seguimiento del estado de las aguas continentales y el control adicional de las zonas protegidas en la cuenca del Júcar por 13,6 millones de euros.
Esta inversión, a ejecutar durante los próximos ejercicios, dará una respuesta efectiva a las obligaciones impuestas por la legislación europea en materia de calidad de las aguas, reforzará la gestión ambiental en la demarcación hidrográfica así como la planificación hidrológica y permitirá mejorar el estado de las masas de agua.
En concreto, los programas de seguimiento de la Confederación Hidrográfica del Duero constan de 549 estaciones en ríos, 23 estaciones en lagos y 76 estaciones en embalses.
En estas estaciones se miden elementos de calidad biológicos (invertebrados, diatomeas, peces, fitoplancton); físicos y físico-químicos (nitratos, fosfatos, contaminantes, etc.); y, finalmente hidromorfológicos mediante la aplicación del protocolo de caracterización hidromorfológica en ríos.
Los programas de seguimiento incluyen las 9 estaciones seleccionadas en el marco del Convenio Albufeira que es el Convenio sobre cooperación para la protección y el aprovechamiento sostenible de las aguas de las cuencas hidrográficas hispano-portuguesas.
Tanto las estaciones como los parámetros que se analizan son fruto de los acuerdos alcanzados en el marco del Convenio entre las administraciones hidráulicas de España y Portugal.
La Directiva Marco del Agua establece que los Estados Miembros deben garantizar la calidad y comparabilidad de los métodos empleados para efectuar el seguimiento y evaluación del estado de las aguas, por lo que es necesario disponer de criterios homogéneos y básicos de diseño de los programas de seguimiento que permitan disponer de una visión general y completa del estado y calidad de las aguas, y que sean adoptados por todas las administraciones hidráulicas para garantizar un enfoque homogéneo en toda España.
En este contexto, los programas de seguimiento son una herramienta básica para la gestión de las aguas, y deben proporcionar la información necesaria para evaluar la efectividad del programa de medidas adoptadas y el grado de cumplimiento de los objetivos marcados.
Asimismo, la salvaguarda y mejora del estado condiciona el uso y protección del agua, por ejemplo son esenciales para vigilar la calidad de las aguas que están destinadas a determinados usos, en particular el abastecimiento.