Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno retira el veto a la ley de Unidos Podemos para prohibir el fracking y se podrá tramitar en el Congreso

El Gobierno ha decidido retirar el veto que presentó contra la proposición de ley de Unidos Podemos para prohibir el fracking como técnica de investigación y extracción de hidrocarburos, por lo que, ahora, esta iniciativa se podrá tramitar en el Congreso de los Diputados.
En el documento presentado el pasado mes de abril por el Ejecutivo se alegaba que la puesta en marcha de esta norma supondría "un impacto presupuestario de 625.000 euros" relacionados con el canon de superficie que exige la Ley del Sector de Hidrocarburos, y que se devenga por cada emplazamiento de sondeos en los permisos de investigación.
Según confirmaron a Europa Press fuentes oficiales, finalmente el Gobierno ha optado por retirar el veto a esta norma al entender que el coste de su puesta en marcha podría ser cero al no cobrarse la tasa.
EQUO YA AVISÓ QUE PODRÍA NO COBRARSE
El partido firmante de esta iniciativa, Equo, integrante del grupo confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, ya anunció en su momento que elevaría un escrito a la Mesa del Congreso para pedir la retirada del veto en el que, además, se pediría un informe a la oficina presupuestaria de la Cámara Baja.
La coportavoz de la formación ecologista Rosa María Martínez, acusó al Ejecutivo de "bloquear cualquier iniciativa legislativa de la oposición", ya que, antes de la proposición de ley para la prohibición del fracking, el Gobierno había decidido vetar también las relacionadas con la derogación del impuesto al sol y con el cierre de las centrales nucleares.
Con la retirada del veto, la proposición de ley podrá continuar su tramitación parlamentaria y ahora la Mesa del Congreso abrirá un plazo de enmiendas para que el Pleno de la Cámara pueda debatir y votar su toma en consideración