Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno remite una carta a la Comisión Islámica de España para felicitarle la Fiesta del Sacrificio

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha remitido este martes 13 de septiembre una carta al presidente de la Comisión Islámica de España (CIA), Riay Tatary, con el objetivo de felicitar a los musulmanes la llamada Pascua Musulmana o Fiesta del Sacrificio ('Idu al-Adha'), la fiesta mayor del Islam en recuerdo del cordero que Abraham degolló como sacrificio a Dios en lugar de su propio hijo.
En la misiva, Catalá da traslado a Tatary, en nombre del Ejecutivo, de su "más cordial" felicitación con ocasión de la fiesta mayor, "Le ruego traslade a todos los musulmanes de España los mejores deseos del Gobierno de paz, alegría y prosperidad, así como nuestra voluntad de seguir trabajando juntos para perfeccionar nuestro modelo de integración, de modo a mejorar la convivencia en esta sociedad multicultural y multirreligiosa que es la España de hoy", ha indicado.
Por su parte, el presidente de la Comisión Islámica de España ha agradecido la felicitación del ministro mediante otra carta. "Me es muy grato dirigir el presente a fin de expresar nuestro más sentido agradecimiento, por su felicitación y saludo personal y del Gobierno, con motivo de la Fiesta Mayor Idul Adha, lo cual apreciamos enormemente", ha afirmado Tatary.
Asimismo, ha señalado que, desde la Comisión Islámica de España, aprecian la labor realizada desde ese Ministerio y Gobierno. "Estamos seguros es y seguirá siendo positiva para el bien de todos los conciudadanos españoles de toda convicción en esta sociedad multicultural y multirreligiosa que es la España de hoy", ha apuntado.
"Estamos en plena disposición a la cooperación, especialmente para cualquier iniciativa y actividad tendente a fomentar el necesario y básico disfrute de la libertad religiosa, esperando que el trabajo conjunto a realizar reporte mejoras sustanciales a toda la sociedad.
Reciba nuestra más sincera estima y, con todo afecto, nuestros mejores deseos", concluye Riay Tatary Bakry.
LA FESTIVIDAD EN ESPAÑA
Los cerca de 1,9 millones de musulmanes que viven en España celebran desde el lunes 12 de septiembre, junto a los musulmanes de todo el mundo, la llamada Pascua Musulmana o Fiesta del Sacrificio ('Idu al-Adha'), la fiesta mayor del Islam en recuerdo del cordero que Abraham degolló como sacrificio a Dios en lugar de su propio hijo.
Esta fiesta tiene lugar al término del peregrinaje anual a La Meca. Así, y como paso previo al inicio de la Fiesta del Sacrificio --el décimo día del mes lunar hegiriano de Du Al-Hyyah--, los musulmanes que no hayan podido terminar su peregrinación se establece un ayuno voluntario por el que les son perdonados sus pecados de este año y los del anterior.
Con motivo de la publicación de una serie de normas para el sacrificio del cordero, el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary, explica que el sacrificio del cordero no es una obligación, como sí lo es la peregrinación a La Meca --uno de los cinco pilares del Islam--, sino una recomendación firme del Profeta. En cualquier caso, muchos musulmanes lo hacen cada año siguiendo la normativa y otros donan sus corderos a países más necesitados como Siria o Somalia.
En este sentido, en el comunicado hecho público por la CIE con las normas de cara a esta fiesta, Tatary indica que se asegura el "control de calidad" al que se someten las cabezas de ganado criadas en territorio español para su sacrificio y distribución a las carnicerías 'halal', donde venden carne permitida por el Islam, y su posterior consumo humano.
"Pasan por rigurosos controles de calidad, incluida la alimentación herbívora de las reses, tanto por los veterinarios como por los inspectores responsables de la certificación halal en España, siempre velando por el mejor servicio al consumidor musulmán de nuestro país con total honestidad, conscientes de su responsabilidad, con la profesionalidad que cabe esperar para el buen desarrollo de la Pascua del Sacrificio", aclara el presidente de la Comisión Islámica de España.
LAS RESES A SACRIFICAR, ADULTAS
Asimismo, recuerda que sólo se pueden sacrificar reses adultas o, en caso de ser difícil, un cordero pascual --de medio a un año--. Además, deben excluirse del sacrificio aquellos corderos tullidos "cuya cojera sea evidente", los ciegos "cuya ceguera sea evidente", los enfermos "cuya enfermedad sea evidente" y los demacrados.
La CIE, a través de su presidente, también asegura el buen hacer de ganaderos, veterinarios, certificadores, matarifes y carniceros para que todos los musulmanes que residen en España puedan celebrar la Pascua del Sacrificio "con tranquilidad".
De este modo, los musulmanes disponen de cuatro días para poder realizar el sacrificio del cordero. Ese día se celebra una gran comida en la casa donde se suele invitar a vecinos y amigos, o bien se hacen visitas familiares. También se suele visitar a los familiares que han fallecido al cementerio. Del resultado del sacrificio se dispone una parte para comer de ella, otra para donar a los pobres y otra para regalar a sus allegados.
Además, en las mezquitas se hacen fiestas propias para que los niños disfruten de esta festividad. Los musulmanes se engalanan con sus mejores ropas para conmemorar este importante día en el Islam. En principio los menores no tienen por qué faltar al colegio por celebrar este día, si bien podrían hacerlo si piden permiso, según asegura Tatary, ya que este requisito está contemplado en el acuerdo de Cooperación.
La peregrinación a Meca ('El Hach') es uno de los cinco pilares del Islam que todos los musulmanes con medios y salud deben efectuar al menos una vez en la vida. La primera de ellas la realizó Mahoma con 1.400 de sus hombres en el año 628, con el objetivo de restablecer las tradiciones religiosas del profeta Ibrahim (Abraham para los cristianos).