Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gledeen, la web de citas que horroriza a los más conservadores de Francia

Gledeen, la web de citas que está horrorizando a los más conservadores de FranciaInformativos Telecinco

La compañía Gleeden, que se promociona como el “sitio extramatrimonial para mujeres casadas", ha saltado a la polémica cuando la Asociación de Familias Católicas (AFC) de Francia interpuso una denuncia al catalogar como “provocativa” la publicidad que expone la empresa en las estaciones de transporte público. Ahora, un tribunal tendrá que decidir si la compañía promueve la infidelidad.

Jean-Marie Andres, presidente de la AFC, ha comparecido ante los medios diciendo que “hay muchos sitios web que promueven el contacto sexual entre individuos, pero lo que hace a Gleeden se basa en la infidelidad marital”, tal y como publica BBC.
La idea de que la infidelidad a sus esposos puede llegar a ser divertido y permisivo horrorizó a los más conservadores de Francia. Una joven atractiva vestida de boda y cruzando sus dedos en el momento del ‘sí quiero’, empapela las fachadas de estaciones de metro.
Su eslogan es claro: “Los votos matrimoniales y las promesas son para tontos”.
El sitio web fue fundado en 2009 y cuenta con más de dos millones de miembros en Europa. Francia es el país más representativo con un millón de miembros.
Las mujeres no tienen que pagar para registrarse y los hombres tienen que comprar créditos para que les puedan diferenciar en varios niveles para tener un mejor acceso en el contacto con las mujeres.
Gleeden afirma que 80% de las personas que usan el sitio web están casadas.
La portavoz de Gleeden, Solene Paillet, afirmó: "Tenemos muchos clientes que nos han dicho que tener un jardín secreto es lo que salvó sus matrimonios”.
Los abogados comentan la demanda de la Asociación de Familias Católicas: "El caso tiene una base sólida desde el punto de vista jurídico. Al promover relaciones entre gente casada, se puede argumentar que Gleeden está incitando a las parejas para que no cumplan con sus deberes cívicos", afirma Stephane Valory, especialista en derecho de familia.
Pero también señala que no hay evidencias: "En un caso como este, el tribunal también considerará el cambio de valores y moralidad en la sociedad moderna.Hace 50 años mucha gente habría estado molesta con la oferta de Gleeden. Hoy en día, es una minoría. Así que el tribunal no emitirá el mismo fallo que habría emitido hace 50 años".
Esto es cierto, ya que el Código Penal vigente hubiera considerado el adulterio como un crimen hace 50 años. El texto legal era de 1810 y estipulaba que una mujer adúltera podía recibir una sentencia de prisión de dos años. En cambio, si lo cometía un hombre, solo recibiría una multa.